El caso de Otto Warmbier y su amor por el judaísmo


Según JTA (Jewish Telegraphic Agency), Otto Warmbier- un estudiante de la Universidad de Virginia que estuvo encarcelado por Corea del Norte-  fue activo en el campus Hillel y era un gran amigo de la comunidad judía

Warmbier, de 22 años, nativo de Cincinnati, viajaba en una gira estudiantil por Corea del Norte el año pasado cuando fue arrestado y sentenciado a 15 años de trabajos forzados por robar un cartel de propaganda.

Después de la indignación internacional y más de un año de prisión, Corea del Norte lo liberó esta semana, diciendo que su salud se había deteriorado severamente por sufrir botulismo. Los médicos de Warmbier dicen que no responde y ha sufrido un daño cerebral extenso.

15 años de trabajos forzados por robarse un póster

El portal de noticias BBC mencionó que, como prueba del delito de Warmbier, el gobierno de Corea del Norte divulgó un video borroso que muestra una figura oscura cuya cara no se puede ver removiendo el letrero en un corredor.

Otto fue aprehendido por guardias cuando pasaban por el control de inmigración en el Aeropuerto Internacional de Pyongyang, el 2 de enero de 2016.

“Faltábamos dos personas para pasar por el control de pasaportes. Entregamos nuestros pasaportes y el tipo señaló a Otto y luego señaló la puerta. Dos guardias de seguridad vinieron y se lo llevaron”, dijo Gratton, un  joven del Reino Unido que fue  compañero de viaje de en Corea

“Yo hice un comentario irónico. Dije, ‘bueno, no te volveremos a ver’. El me sonrió y esa fue la última vez que lo vi”.

“Tomaron la decisión de llevarse al estadounidense. Simplemente le tocó, estaba en el lugar equivocado a la hora equivocada”.

“Aterrorizado y maltratado”

Después, cuando el resto del grupo llegó a Pekín, uno de los guías supuestamente habló con Otto por teléfono y este le dijo que tenía “un severo dolor de cabeza y quería que lo llevaran al hospital”, reportó el Washington Post, citando a otro de los turistas que viajaban en el grupo con Otto.

Corea del Norte no confirmó el arresto de Otto hasta semanas después, el 22 de enero. Él dio su declaración televisada a finales de febrero y, en marzo, fue condenado a 15 años de trabajos forzados por crímenes contra el estado.

Otto agradeció al gobierno de Corea del Norte por la “oportunidad de disculparme de mi crimen, pedir perdón y rogar por cualquier asistencia para salvar mi vida”.

Dijo que había intentado robar un cartel de propaganda de un hotel a manera de “trofeo” para una iglesia en EE.UU. con la “connivencia del gobierno estadounidense” con el propósito de “hacerle daño a la ética de trabajo y motivación del pueblo coreano”.

Después, rompió en llanto: “He tomado la peor decisión de mi vida pero soy apenas humano”.

Otto se encuentra de regreso en EE.UU. después de 15 meses de prisión en en el país asiático. Pero está en estado de coma, no puede entender lo que se le habla y tiene severos daños cerebrales.

Su padre, Fred, asegura que cayó en coma “el día después de la sentencia”, hace más de un año.

En una rueda de prensa, portando la misma chaqueta que su hijo vistió el día en que “confesó” en Pyongyang, dijo que el gobierno de Corea del Norte había “maltratado y aterrorizado” a Otto.

Otto recibió un nombre judío en un viaje a Israel

El rabino Jake Rubin, director de Hillel en la Universidad de Virginia, relató a JTA que el joven había visitado Israel en 2014, en un viaje de la organización Birthright  a Israel, donde Warmbier recibió un nombre hebreo. Después del viaje, se involucró con la comunidad judía en el campus.

Birthright ofrece viajes gratis a individuos que se identifican como judíos, tienen por lo menos un padre biológico judío o han completado la conversión judía.

El rabino describió a Warmbier como “un miembro amado de nuestra comunidad Hillel”.

“Celebró el Shabat y las vacaciones en Hillel, e incluso dirigió un seder para otros estudiantes, enfocándose  en temas de ambientalismo y sostenibilidad”, escribió Rubin.

Durante ese seder, Warmbier y otro estudiante usaron el ritual de Pascua como una forma de introducir temas relacionados con el cambio climático.

“¿Cuáles son las diez plagas del cambio climático? ¿Cómo lavarnos las manos nos recuerda la importancia de la conservación del agua? A lo largo del Seder, pedimos a los participantes que reflexionaran sobre cómo la historia del Éxodo y las tradiciones del Seder se relacionaban con los desafíos ambientales “, escribió Lia Cattaneo, quien dirigió el Seder con Warmbier en un blog de 2015 en el sitio web de Hillel.

Rubin recordó la alegría que infundió la vida cotidiana de Warmbier.

“En las interacciones más simples, Otto siempre encontraba algo interesante y te hacía sonreír”, escribió. “En cada parada en Birthright él intentaba una cierta clase de alimento nuevo, entablar una conversación con alguien nuevo, o encontrar algo único que negociar. Amaba la vida y eso era contagioso “.

Fuentes : BBC y JTA/ Traducción May Samra
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario