Lo que Europa no puede resolver. Por Ilan Buzny


Hannah Bladon , Jerusalem ; Ignacio Echeverría, Londres. Ambos víctimas del terrorismo por apuñalamiento. Niza ,84 civiles ; Jerusalem 4 soldados. Todos ellos víctimas del terrorismo por atropello de camiones. Manchester 22 muertos y 59 heridos en el recital de Ariana Grande; Estambul, aeropuerto 49 muertos y 239 heridos. Todos ellos, víctimas de hombres suicidas.

La intifada 4.0 está en marcha hace tiempo. Diferente escenario, diferente el reclamo, distintos actores pero un mismo objetivo : Instalar el terror en la sociedad. Tres elementos “novedosos” para el mundo pero ya conocidos por Israel siembran el terror y unen a grandes ciudades y capitales como objetivos terroristas, cuchillos, autos y artefactos explosivos caseros son el denominador común para: Jerusalem, Niza, Londres, Tel Aviv, Manchester, Paris, Bruselas, Múnich, Berlín, Estambul y así se podría seguir nombrando muchas ciudades y países.

Si bien el hombre no inventó la máquina del tiempo muchos saben que lo que sacude últimamente a Europa parece algo nuevo. Pero triste y lamentablemente para Israel no es noticia . Desde la denominada segunda intifada de los años 2000 y ,recrudeciéndose aun más desde el 2015, los ciudadanos islámicos radicales atentan contra objetivo que se les cruce en la mente sean colectivos o paradas de transporte público, centros comerciales, lugares sagrados y edificios estatales.

Nada es casualidad . Parece que la caída del Estado Islámico hace tiempo deja sus huellas por Europa. La segunda intifada se dio en plenas negociaciones de paz en Camp David entre israelíes y palestinos y la última de todas, la tercera intifada en el 2015 bajo la excusa del cambio de status quo del Monte del Templo por parte del gobierno de Israel. Todos estos marcos políticos sirvieron de excusa para que el terrorismo aflore por las calles de Israel y hoy en día de Europa.

Si bien lo que pasó en las grandes ciudades europeas tiene el mismo modus operandi que en Israel, pocos se atreven a decir que lo sucedido en territorio israelí puede catalogarse como actos terroristas. Como siempre, el doble estándar apareció y las justificaciones de lo sucedido ,sobraron.

Israel atravesó casi la totalidad de su historia con sucesos como los que vive Europa en la actualidad y quizá sea éste el disparador para que el mundo vea lo que muchos ya vimos y lamentamos. Que no nos sorprenda con la inminente caída del Estado Islámico que nuevos sucesos atroces atraviesen a Europa. La intifada 4.0 del extremismo islámico está en marcha hace tiempo. Será cuestión de tiempo ver como Europa comienza a solucionar uno de los problemas que más dolor de cabeza le trae.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario