Moisés Ville, "Pueblo Auténtico" camino a ser Patrimonio Cultural Histórico de la Humanidad

La colonia del oeste santafesino fue seleccionada junto a siete pequeñas localidades de todo el país por el gobierno nacional para potenciar su desarrollo turístico. Además, por ser el primer asentamiento agrícola judío en Argentina, fue propuesto ante la Unesco para ser declarado con honores mundiales.


La pequeña localidad santafesina de Moisés Ville fue seleccionada por el gobierno de la Nación dentro del Programa “Pueblos Auténticos”, un plan de incentivo con diferentes ejes temáticos para potenciar y desarrollar el tractivo turístico. Además, la Unesco le puso el ojo para declararlo Patrimonio Cultural Histórico de la Humanidad por ser el primer asentamiento agrícola judío en Argentina. Una pedazo grande historia en la provincia.

Ubicado en el oeste santafesino a unos 180 kilómetros de la ciudad capitalina, Moisés Ville conserva sus honores históricos intactos. El pequeño poblado de 2.500 habitantes es considerado como la primera colonia agraria judía de Argentina y Sudamérica.

También conocida como la pequeña Jerusalén del país, la comunidad de la pampa húmeda es el último sitio de todo el territorio nacional en ser propuesto ante la Unesco para declararlo Patrimonio Cultural Histórico de la Humanidad.

Los pobladores no se desprenden de sus raíces. Los edificios conservan la fuerte impronta cultural de sus fundadores, a pesar que la localidad no tiene fecha de fundación. Es que a partir de la llegada de los primeros grupos de inmigrantes judíos en 1889 que arribaban de Kamenetz, Podolia (actualmente Ucrania), se estableció ese año como el punto inicial que le dio vida a la colonia. “En ese momento comenzó esta epopeya. Junto a los gringos de aquel momento que brindaron su apoyo a quienes dejaban su pasado atrás escapando de la guerra, se estableció este pequeño pueblo que terminó siendo la primera colonia judía organizada del país”, precisa Gustavo Barceló, presidente comunal de Moisés Ville.



La rica arquitectura del pequeño sitio del oeste santafesino se preserva como diamante. La mayoría de los edificios que se mantienen en pie le dan personalidad y un tono distintivo a la idiosincrasia de la población. Por eso no llama la atención observar las fachadas intactas a pesar que el tiempo deje sus marcas. Moisés Ville conserva tres sinagogas, dos de ellas (Brener y Barón Hirsch) son puntos de encuentro para sus habitantes y están dentro del circuito turístico. También posee el Museo Histórico “Aarón Goldman” nombre del primer rabino que pisó tierras moisesvillenses, una escuela en su momento primaria, secundaria y única a nivel sudamericano en la formación de maestros hebreos, un cementerio israelita el primero de su tipo en Argentina, el salón teatro Kadima declarado edificio de Patrimonio Histórico de Santa Fe, dos bibliotecas y un hospital. “Todos estos aspectos fueron analizados por los diferentes Ministerios, no solamente lo que implica la epopeya judía. Se evalúa líneas de acción sobre el desarrollo del pueblo en sí”, explicó el presidente comunal.

Un Pueblo Auténtico

Actualmente la colonia supera los 2.500 habitantes, aunque en los últimos años ha decrecido en cuanto al número de pobladores y hoy la sociedad entera continúa haciendo esfuerzos para mantener la estructura de lo que fue en algún momento una comunidad de 6.000 personas.

En el mes de septiembre de 2016, la localidad fue elegida para integrar un selecto grupo dentro del Programa “Pueblos Auténticos”, el cual tiene como objetivo potenciar y desarrollar la parte turística de pequeños poblados.

La iniciativa es impulsada por la Secretaría de Turismo del gobierno de la Nación. Los lugares designados son inicialmente ocho y están dispersos por el amplio mapa argentino: Gaiman (pueblo inmigrante galés) y Camarones (pueblo costero), de Chubut; Alfarcito (pueblo Andino) y Purmamarca (Pueblo Andino) de Jujuy; La Angelita (pueblo inmigrante musulmán) e Isla Martín García (pueblo histórico), provincia de Buenos Aires; La Carolina (pueblo histórico) de San Luis, y Moisés Ville (pueblo inmigrante judío), de Santa Fe.

El programa “Pueblos Auténticos” es una iniciativa que lleva adelante el Ministerio de Desarrollo Turístico de la Nación en conjunto con el Gobierno Provincial. Estos, a su vez, involucran otras dependencias como el Ministerio de Relaciones Exteriores y Cultos de la República Argentina, la Dirección Nacional de Arquitectura y la Dirección Nacional de Patrimonio Histórico.

La localidad de Moisés Ville fue visitada en tres ocasiones por ejecutivos ministeriales antes de incluirla dentro del plan. “Nos sentimos muy orgullosos por ser elegidos. Esto no sólo traerá una expectativa turística, sino todo lo que lo rodea. Sabido es que la oferta turística, cultural y religiosa que brindamos puede mejorarse, desarrollarse y redundar en beneficio de la comunidad”, destacó Barceló.

La movida nacional establece una serie de acciones globales y conjuntas con los diferentes aspectos que hacen al desarrollo turístico mediantes ejes puntuales como visitas, guías, gastronomía, accesos y la conservación de edificios, entre otros aspectos. “El objetivo es poner en juego una serie de engranajes para que traccionen el servicio turístico y que la oferta sea más atractiva para los visitantes”, precisaron desde la Comuna.



La última tierra elegida

A través de una postulación impulsada por el Centro Simón Wisenthal durante la última sesión de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) en San Petersburgo, el organismo puso el ojo en el primer asentamiento judío a nivel nacional y sudamericano, y analiza su declaración como Patrimonio Cultural Histórico de la Humanidad.

La Unesco puso el ojo en el primer asentamiento judío a nivel nacional y fichó a Moisés Ville para declararlo como Patrimonio Cultural Histórico de la Humanidad. “Eso fue el motor principal de todo esto. Tenemos avanzadas nuestras gestiones y esperamos a la brevedad tener una respuesta. No es fácil ni común que se logre algo de tamaña naturaleza. Es algo a nivel internacional y lleva sus procesos y condiciones para reunir los requisitos que impone la Unesco”, sostuvo Barceló.

Premios a la historia

El Museo Histórico Comunal y de la Colonización Judía “Aarón Goldman” fue inaugurado en 1985 con motivo del “centenario” de la localidad y un momento épico para la comunidad marcado en 1989. El establecimiento de Moisés Ville recibió en sólo seis meses dos reconocimientos internacionales. En diciembre de 2016 fue galardonado con el Premio Internacional a la Calidad y Profesionalismo Institucional, entregado en Alemania. Y el pasado mayo, durante la ceremonia que se realizó entre el 18 y 19 de ese mes en Río de Janeiro, la Global Business Corporation lo seleccionó por su exitosa calidad de gestión como la única entidad a nivel latinoamericano de su estilo.

“Esto pone en juego la importancia del lugar. Permanentemente recibimos turistas no sólo de Argentina, sino grupos franceses, alemanes, suizos, ingleses. Llevamos un número estadístico para considerar el nivel en el que estamos. En un año, las visitas al Museo triplican la cantidad a los habitantes que tiene Moisés Ville. Eso habla de lo que se llevan quienes llegan a nuestras tierras”, destacó el presidente de la Comuna.

La comunidad no deja de tejer lazos con diferentes entidades judías internacionales para mantener vivo el contacto de forma constante y fluida. Mediante el desarrollo de actividades promovidas por el Museo, se establecen comunicaciones con entidades del rubro dispersas en diferentes puntos del globo mundial. “La oferta turística que tenemos ya se encuentra dentro de la carta que ofrecen otros países. Eso pone sobre la mesa la importancia que tiene nuestra institución a nivel internacional”, agregó Barceló quien destacó que la gastronomía también forma parte de la carta que brinda Moisés Ville: “Tenemos un comedor que se dedica a hacer comidas típicas. También hay una panadería con cosas israelís para que los turistas disfruten por completo”.

Por Rodrigo Pretto
Fuente: El Litoral
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario