Amenazas en el Monte del Templo: “Si no sacan los detectores de metal habrá una explosión”

Por tercer día consecutivo, los musulmanes se negaron a entrar en el complejo del Monte del Templo debido a la instalación de detectores de metales en algunas de sus puertas.


Los residentes locales advirtieron a Israel el martes del resultado de mantener la nueva medida, especialmente antes de las oraciones del viernes. Mohammad Arar, un residente de la Ciudad Vieja, dijo a The Jerusalem Post que los lugareños estaban dispuestos a escalar la situación hasta que Israel haga su voluntad. Agregó que el viernes sería un punto de inflexión crítico.

“Si los detectores de metales no se quitan, veremos una explosión aquí”, dijo Arar. “La gente los derribaría con sus brazos. La cantidad de personas que entran al Aksa cada viernes es tan grande, por lo que la policía tiene tres días para reevaluar”.

La estimación de la policía sostiene que decenas de miles de musulmanes asisten a las oraciones del viernes en el Monte del Templo, y Judea y Samaria.

Waal, otro residente del vecindario, dijo que “las nuevas medidas de seguridad son un acto de guerra no sólo contra el pueblo palestino, sino contra todo el mundo musulmán”.

“En esta batalla, el gobierno israelí aprenderá quiénes son los palestinos y cuán persistentes somos”. Agregó que, desde su perspectiva, “si los judíos pensaban que lo tenían mal, vagando en el desierto durante cuarenta años, los palestinos han estado sufriendo por más de un siglo”.

Por el momento, tres puertas están abiertas a los musulmanes: La puerta de las tribus, Bab al-Asbat; La Puerta del Concilio Bab al-Majlis; Y la Puerta de la Cadena, Bab al-Silsala.

Los detectores de metales fueron instalados el domingo como medida de seguridad luego de un ataque mortal contra el Monte del Templo perpetrado por tres musulmanes el viernes pasado en el que asesinaron a dos policías israelíes.

Después de la implementación de la medida, el Waqf y otras autoridades musulmanas pidieron a los musulmanes que eviten ingresar al recinto debido a lo que ellos consideraban una “violación severa del status quo”.

En cambio, pidieron que se realicen las oraciones cerca del recinto pero no dentro. Unas 200 personas se reunieron junto a la Puerta de los Leones para la oración diaria del mediodía. Los detectores de metales fueron instalados el domingo como medida de seguridad luego del ataque mortal contra el Monte del Templo el viernes pasado en el que tres musulmanes asesinaron a dos policías israelíes.

Las medidas de seguridad de la ciudad vieja de Jerusalém se reforzaron después del ataque del viernes

El lunes por la noche, se produjeron enfrentamientos entre Policías y manifestantes árabes en la carretera cerca de la Puerta de los Leones.

Según diversos informes, varios agresores árabes resultaron heridos. Durante los disturbios, piedras y objetos fueron arrojados a las fuerzas policiales.

Un portavoz de la policía dijo que la policía estaba llevando a cabo medidas de seguridad en y alrededor de la Ciudad Vieja para prevenir y responder a cualquier incidente. El martes, la policía despejó el área para abrir el camino que fue bloqueado por los musulmanes.

En el barrio de Silwan, junto a la Ciudad Vieja, Las unidades de policía dispersaron a los alborotadores que dispararon fuegos artificiales directamente contra ellos.

Según una declaración policial, las unidades de la policía usaron armas no letales y siguieron patrullando el área.

A la entrada del barrio de Isawiah, en el norte de Jerusalém, varios agresores musulmanes con el rostro cubierto lanzaron bombas de gasolina y dispararon fuegos artificiales a las unidades policiales que patrullaban la zona.

La policía dijo que cuatro personas fueron arrestadas durante la noche.

Camal Ryan, jefe de la Fundación al-Aksa, dijo al The Jerusalem Post que los eventos eran una respuesta obvia a las nuevas medidas de seguridad del Monte del Templo.

“Israel está tratando de cambiar el status quo instalando estos nuevos detectores de metales”, dijo. “Advertimos que esto conducirá a una escalada, la responsabilidad está en las manos de Netanyahu”.

Por Ariel Barsimantov
Fuente: Israel Noticias
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario