El Mundo Debe Ver Esto


La imagen de abajo es la escena del ataque terrorista del viernes por la noche en Neve Tzuf, una pequeña ciudad israelí en las colinas de Judea. Lo que comenzó como una cena familiar de Shabbat dejó a un padre, hijo e hija muertos y una madre en estado crítico después de que un terrorista palestino entró en la casa y comenzó a apuñalar a los miembros de la familia mientras los niños se escondían en un armario. Si no fuera por el milagro de un soldado de las FDI cercano que neutralizó al terrorista, el incidente habría sido mucho más horrendo de lo que ya es.

El mundo debe ver este cuadro; una imagen que, en otra realidad al mismo tiempo y lugar, podría haber mostrado a una familia disfrutando de su cena de Shabat. En su lugar, usted ve la sangre de las víctimas del terror que cubre el piso de la cocina.

El mundo debe ver cómo este terrorista será venerado en la sociedad palestina. Cuando se dibulgó la noticia del ataque en Gaza, en la calle tuvieron lugar celebraciones. Pronto, su familia comenzará a recibir pagos de la Autoridad Palestina, que en 2016 pagó 170 millones de dólares a los terroristas y a sus familias. Tal vez, a partir de ahora, tendrá una plaza que lleve su nombre, como Khaled Nazzal, que asesinó a 26 israelíes después de tomar a los escolares y a sus maestros como rehenes en la Masacre de Ma’alot, o como Dalal Mughrabi, que asesinó a 38 civiles tras secuestrar dos autobuses y lanzar granadas a los coches que pasaban.

El mundo debe darse cuenta de cómo el terrorista, un joven que en algún momento debió haber tenido esperanzas y sueños como todos los demás, podría llevarse a asesinar a una familia israelí a sangre fría. La razón por la que lo hizo no es debido a la “ocupación” o los detectores de metales en el Monte del Templo. La razón de este ataque se debe a que el liderazgo palestino inyecta odio a sus ciudadanos desde el día en que nacen. Es porque el liderazgo palestino sabe que un régimen tan corrupto como él solo puede sobrevivir al culpar a los judíos por sus problemas y perpetuar un ciclo de violencia. Los niños palestinos aprenden en los libros de texto que deben crecer para ser mártires con el fin de crear un estado palestino libre de judíos. Cuando van a casa, ven espectáculos como Pioneers of Tomorrow, Donde los anfitriones como Nahoul la Abeja y Assud el Conejo mueren a causa de Israel. En el debut de Assud, su hermano Nahoul murió porque estaba enfermo y no pudo recibir tratamiento médico. Assud y el niño se comprometen a “liberar a al-Aqsa de la inmundicia de esos sionistas”, mientras Assud le dice a un joven interlocutor que comerá a judíos. En un episodio posterior, Assud muere de un ataque aéreo israelí, pero no antes de ser condenado por los espectadores a tener su mano cortada por robo.

El mundo debe entender que los líderes palestinos han fomentado una cultura de muerte. Han lavado el cerebro a su gente para hacerles creer que la fuente de sus problemas son los judíos, en lugar de su propio liderazgo fallido. En lugar de construir un país, han mantenido a su pueblo viviendo en un estado de victimización perpetua, animando a sus jóvenes a lanzar cohetes y convertirse en “mártir” en lugar de construir infraestructura y crear empleos para su pueblo.

El mundo debe darse cuenta de que ellos también son responsables de esto. Los países árabes han mantenido a los palestinos en los campos de refugiados y les han negado la igualdad de derechos, mientras que las Naciones Unidas no han hecho más que perpetuar este problema convirtiéndolos en el único grupo de refugiados en el mundo que transmite su estatus a la siguiente generación. Esto les ayuda a seguir promoviendo la cuestión del “derecho al retorno” y proporciona combustible a la causa anti-Israel. El mundo occidental ha hecho en gran medida la vista gorda al extremismo palestino, prefiriendo en cambio castigar a Israel para construir hogares y demandar a Israel que permita la creación de un estado del terror dentro de sus fronteras.

El mundo debe ver esta imagen, la sangre de una familia muerta que cubre el suelo de su cocina, porque habla mucho de la situación actual. Es hora de dejar de fingir que Israel tiene un socio para la paz, porque no lo tiene. Si bien esto se hizo bajo el pretexto de protestar contra los detectores de metales en el Monte del Templo, es mucho más que eso, es la culminación de años de incitación por parte de líderes palestinos y años del mundo haciendo la vista gorda.

El mundo debe ver esto, porque el mundo debe ver la verdad:


Por: Eli Rubenstein | En: The Times of Israel | Traduce: © israelnoticias.com
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario