Idas y Vueltas de los palestinos

Por Ilan Buzny

No  faltará mucho tiempo para que se le dé premios a la familia de  Omar al- Abed, terrorista “exitoso “  que contribuyó a la paz como sus padres en la política quieren que sea.  El sueño de Yaser Arafat que no pudo disfrutar en vida lo alienta y lo enaltece en la actualidad el gobierno  de Mahmud Abbas.  La muerte de los 3 israelíes el viernes por la noche en manos del palestino perteneciente a la brigada de “Los Mártires De Al –Aqsa” es la muestra clara (una vez más) de cuál es el deseo del gobierno palestino en Cisjordania y en la franja de Gaza.
Una semana atrás, luego de los  ataques en el Monte del Templo y en la Ciudad  Vieja el gobierno israelí tomó la decisión de implantar detectores de metales para ingresar al predio donde se sitúa la mezquita de Al Aqsa. Cabe remarcar dos situaciones no menores. La primera es que cualquier visitante (que por lo general no es  musulmán) que ingrese por otra puerta al Monte del Templo debe sí o sí pasar por detectores de metales. El segundo dato a tener en cuenta es que para ingresar a la mezquita más sagrada para el Islam como lo es la de la Meca, toda persona debe obligadamente pasar por los mismos detectores de metal que puso el gobierno de Israel hace poco tiempo atrás.
Parece más que llamativo que nunca existió problema alguno con pasar por un detector de metales, salvo que éste sea implementado como medida de seguridad por parte del gobierno israelí.  Fotos y videos andan circulando donde se ven montañas de piedras además de armas y cuchillos escondidos en el interior de la Mezquita de Al Aqsa.
Cuando de fanáticos se habla, del otro lado solo hay oídos sordos. Pese a que el gobierno de Netanyahu aclaró que solamente pone detectores de metales por seguridad y que no pretende cambiar bajo ningún aspecto el  status quo del Monte del Templo, la respuesta del   lado palestino no tardó en llegar. Tanto el gobierno de Hamas como el gobierno de Cisjordania llamaron a un Viernes de Furia por que el gobierno de Israel pretende apoderarse de la explanada del monte del Templo.  Trágicamente además de los enfrentamientos entre las fuerzas de seguridad Israelíes y los manifestantes palestinos, el viernes por la noche  el terrorista Omar al- Abed mató a 3 ciudadanos Israelíes mientras que estaban en la cena de Shabat.
Yaser Arafat  verá desde su tumba con algarabía los festejos en Ramallah y en la franja de Gaza. Mahmud Abbas estará muy feliz de cómo su plan por la paz se realiza. Es que claro, el terrorista de 19 años es resultado de la incitación al odio y la mentira que recorren las calles de Cisjordania desde los medios de comunicación, las mezquitas, las escuelas y mismo desde el gobierno. La brigada  de “Los Mártires de Al Aqsa”  enterró a su líder Arafat y hoy día tiene a un importante activista como Marwan Barghouti encarcelado en Israel y al joven terrorista Omar al- Abed  en vías de ser enjuiciado.  La incitación al odio por parte de las autoridades palestinas no puede tener otro camino que el de la violencia y el terror.
Es hora de terminar con el extremismo ideológico, dejar de crear gente como Omar al – Abed y ponerle fin a la ideología de Arafat, Abbas y Hamas. El camino es uno y como dijo la primer ministro Golda Meir  hace tiempo atrás “La paz llegara cuando los árabes amen a sus hijos más de lo que nos odian a nosotros.”



Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario