Que las ramas no tapen el bosque

Por Natalio Steiner

La actual ola de violencia que tiene al Monte del  Templo como epicentro es consecuencia directa de los intentos palestinos de radicalizar  su posición sobre Jerusalem alimentados por las absurdas resoluciones de la Unesco.  A esto hay que agregar que la derrota del Isis en Iraq y Siria les permite volver a posicionar el problema palestino en la consideración internacional, algo que en gran parte habían perdido con la guerra contra el Isis, el avance de Irán en la región y la retirada de Obama de Medio Oriente.
En este momento sienten que la derrota del Isis les da espacio para ocupar en los medios internacionales ya que la organización baja a un segundo plano. El mundo árabe dejo de lado el problema palestino para focalizarse en la expansión iraní en la región. Israel dejo de ser el  " cuco " malo para Arabia Saudita y ahora con estas explosiones de extremismo salvaje palestino, buscar victimizarse para volver a contar con el apoyo del mundo arabe y musulman. Los incidentes contra dos sinagogas en  Turquía son una muestra de esa empatía.
Para colmo encuentran a un gobierno israelí flojo y vacilante en su política antiterrorista por temor al " que diran ". Todo esto se cobra vidas israelíes como la de Jalamish, "un exito " palestino festejado en  Gaza y próximamente premiado con dinero contante y sonante.



Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario