¿Desmemoria o asimilación?


Por Natalio Steiner, co-director de Comunidades

Segun un  estudio publicado por el Instituto de Politica del Pueblo Judio con sede en Jerusalem, los judios de la diaspora, en especial los mas jovenes, son cada vez mas criticos de Israel y se alienan del estado judio que en muchos casos es  una de las escasas vinculaciones que sostienen su judeidad. El informe en cuestion, elaborado en 2015,  luego del último operativo israeli en Gaza, analiza como los judios no israelies ven las acciones militares de Israel y como la diáspora debe responder. Si bien los judios diasporicos entienden la legitimidad de las acciones defensivas de Israel dudan sobre las intenciones de llegar a  un acuerdo de paz con los palestinos y ademas se sienten  afectados en su seguridad fisica cuando Israel entra en un conflicto.
Hay dos ejemploos bastante recientes de dos comunidades judias de Medio Oriente. Una es irani. El presidente de la comunidad judia de Irán, casi seguro autocensurado por temor al regimen persa, dijo que Israel rechaza todas las resoluciones de la ONU y que defenderse de los misiles de Gaza " es un pretexto ".
En el 2010, con la famosa flotilla turca propalestina que queria forzar el ingreso a Gaza, la dirigencia judeo- turca hizo declaraciones laudatorias del gobierno de Erdogan. Se podria llegar a entender estos dos casos como el de judios en aprietos bajo gobiernos totalitarios e islamistas.
Estoy completamente a favor de la libertad de expresion pero cuando se trata de criticar a Israel o a su gobierno de turno, el judio diasporico deberia tener sus reservas.. Despues de todo, le guste o no les guste, es Israel la mejor garantia de su seguridad. Si no se aprendio esto luego de la Shoa, cuando no habia estado judio,¿ cuando se lo aprendera ¿.
En segundo lugar el que mas en riesgo pone su vida por las politicas israelies y por las acciones terroristas , es el judio israelí y no el diasporico aún a sabiendas que el terror antiisraeli termina siendo antijudio ( caso del atentado contra la AMIA)  y golpea donde puede y cuando le conviene. Desde la comodiad de la diáspora no se le puede decir a Israel como luchar mejor o no luchar contra el terror que acecha. En todo caso que lo manifiesten los propios israelíes .
En tercer lugar, muchas críticas a Israel que pueden ser licitas o mal intencionadas ( como en el 2013 cuando Timermann defendio el maltrecho Memorandum), terminan siendo funcionales a la judeofobia progesista y propalestina que intenta demonizar cada vez mas a Israel en todo el mundo. Esto es especialmente valido para el autotitulado "progresismo judio " ( un eufemismo) que siempre encuentra oportunidades para demoler a Israel y defiende  " las luchas de liberacion de los pueblos", como el palestino. Una ideologia arcaica que en la Argentina sostienen la anquilosada dirigencia del viejo y aciago ICUF.
Ya no sorprende que Clarin y Pagina 12 tengan un a tendencia editorial antisiraeli pero si que un judio diasporico proclame que la existencia de Israel no es de su incumbencia o es el problema del otro.
Los judios no somos individuos unidos en comunidades heterogeneas dispersas en el mundo felices solo en su countries, sinagogas y escuelas; somos parte de un puebloo milenario , en un 52 % disperso y con capital espiritual en Jerusalem. Le guste o no a  Timerman, Elbaum o Forster. Si me excluyo del destino de Israel, me quedo solo.
Cuando los barriles de polvora en los que esta sentado el judio en algunas diásporas estallen, sea de derecha, de izquierda, religioso o laico, ortodoxo o liberal, las puertas que ira a golpear seran las de Israel como lo hacen hoy los franceses y ucranianos y no pocos venezolanos y lo han hecho antes otras comunidades.
Es que hay hechos que debemos aprender de ellos paradojicamente antes de que sucedan. ¡Shana Tová Umetuká ¡.

Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario