Irán: protestas por la prohibición de las estrellas de fútbol que jugaron contra Israel

“Es seguro que Masoud Shojaei y Ehsan Haji Safi nunca serán invitados a incorporarse al equipo nacional de fútbol porque violaron la línea roja”.



Miles de personas de habla persa apelaron en los medios de comunicación social a la federación mundial de fútbol para que castigue a Irán por prohibir a dos atletas entrar en el equipo nacional de fútbol para jugar por su país debido a su participación en un partido contra israelíes.

Los jugadores, Masoud Shojaei, 33, capitán de la selección nacional, y Ehsan Haji Safi, de 27 años, uno de los jugadores más prometedores de Irán, fueron inhabilitados el jueves para jugar para su equipo del club griego, Panionios, en un partido en casa la semana pasada en Atenas contra el Maccabi Tel Aviv de Israel, informó el New York Times.

“Es seguro que Masoud Shojaei y Ehsan Haji Safi nunca serán invitados a unirse al equipo nacional de fútbol porque violaron la línea roja”, dijo el jueves Mohammad Reza Davarzani, viceministro de Deportes de Irán, en la televisión estatal iraní.

La medida hizo que miles de personas de habla persa, incluyendo los iraníes que viven en la República Islámica o más allá, hicieran un llamamiento a la Federación de Fútbol de la FIFA para que imponga sanciones a Irán por la medida, de acuerdo con Omid Memarian, un periodista de Nueva York.

En Twitter, bajo el hashtag #NoBan4OurPlayers, un usuario bajo el control de Ajib Zade escribió que “los jugadores deben ser libres de elegir contra quién jugar”.

Pero Vali Nasr, un conocido analista de Oriente Medio y académico nacido en Irán, alegó que los jugadores iraníes estaban en realidad obligados por contrato a jugar contra los atletas israelíes como parte de su compromiso para el equipo griego, y por lo tanto no deben ser castigados por Irán.

“Los jugadores de fútbol profesional no son actores soberanos sino empleados de sus clubes”, escribió en Twitter. Mahbod Ba, un usuario de Twitter se describe como un estudiante de arte residente en Teherán, fue uno de los miles que etiquetaron a la FIFA en la red social para que solicite “expulsar al equipo nacional de Irán” en respuesta a la prohibición impuesta a las dos estrellas del fútbol.

El gobierno iraní no reconoce al estado de Israel, y no tiene vínculos oficiales con el país, al que las autoridades iraníes han prometido en repetidas ocasiones destruir. Una antigua norma del gobierno islámico del país prohíbe a los atletas iraníes competir contra atletas israelíes en cualquier competencia o torneo, incluidos los Juegos Olímpicos.

Los críticos en Irán dicen que la prohibición de competir contra Israel ha perjudicado el desarrollo de los atletas iraníes, obligándolos a perder o retirarse de las competiciones en las que podían enfrentarse a atletas israelíes. Pero los duros en la república insisten en que la ideología supera a los deportes.

El año pasado, el olímpico iraní Alireza Khojasteh se retiró de la competición de judo en los Juegos de Río, citando razones personales. Se cree que lo hizo para evitar la posibilidad de enfrentarse a un oponente israelí.

El Parlamento iraní, en una reunión especial del comité de política exterior del domingo, ya había denunciado a los dos futbolistas.

“Aceptar jugar en un partido contra atletas de un régimen que ha dado a la humanidad nada más que ocupación, asesinato, agresión y traición es irrespetuoso con los derechos de miles de mártires y los desplazados y afectados por el régimen sionista ocupante”, dijo el portavoz del comité, Hossein Naghavi-Hosseini, a la agencia de noticias Mehr.

Fuente: The Jerusalem Post – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario