La comunidad judía da el salto en medio de una tormenta política en Brasil

El desempleo, la imposibilidad de superación y el miedo a la violencia callejera son las razones del rápido aumento de los judíos de Brasil que hacen aliá


POR LUIS ROIZ

En los últimos tres años, la cultura carnavalesca del Brasil, generalmente alegre, se ha oscurecido por una crisis política y económica que se ha convertido en la recesión más larga de la historia del país.

En un intento de erradicar la podredumbre que afecta al núcleo de Brasil, la Operación Lavado de Coche ha expuesto la corrupción en los niveles políticos más altos. Dirigido por el abogado Sérgio Moro, un moderno Eliot Ness, es una de las investigaciones más profundas de su tipo.

Además de tomar las calles y las redes sociales en protesta, la única salida del público es ver a sus políticos asesinados en los medios de comunicación – pero aún así, los ciudadanos promedio siguen soportando la mayor parte de las consecuencias de la crisis.

Los judíos brasileños comparten el mismo destino que todos los demás en el país más grande, más poblado y económicamente desarrollado de América Latina. La mayoría de ellos caen en la clase media, un nivel económico cada vez más empobrecido de día en día desde el inicio de la recesión récord de dos años.

El enjuiciamiento del año pasado contra la presidenta Dilma Rousseff y la reciente condena a nueve años y medio de prisión de su predecesor Luiz Inacio Lula da Silva, conocido simplemente como Lula – ha empañado Brasil.

Lula fue acusado de corrupción y lavado de dinero, y Rousseff estuvo involucrada o no logró ponerle fin. Ahora, las acusaciones serias contra el presidente actual, Michel Temer, están agregando combustible al fuego.

Para completar el sombrío panorama se encuentran los arrestos generalizados de políticos y empresarios, junto con el desmantelamiento de grandes empresas involucradas en escándalos de corrupción, como Petrobras y Odebrecht.

La situación ha sido muy difícil para la comunidad judía del país de 110.000 miembros.

“Nosotros, los judíos, hemos experimentado una cuota de sufrimiento a lo largo de la historia. Tal vez podamos ayudar a Brasil en estos tiempos difíciles”, dice Bruno Laskowsky, presidente de la Federación Judía de São Paulo.

São Paulo sostiene la mayor concentración de judíos en Brasil. “Hemos sido muy bienvenidos en Brasil y debemos nuestra lealtad a esta nación, la cual, estoy seguro, superará este desafío tarde o temprano”, dice Laskowsky.

¿Luz al final del túnel?

Pero mientras la comunidad trata de concentrarse en la luz al final del túnel, necesita mantener cierto grado de resistencia – y la clase media de Brasil está viendo cómo su nivel de vida desaparece ante sus ojos.

“Tenía una casa cómoda y un coche, un trabajo regular. Y ahora, vuelvo a vivir con mis padres. Afortunadamente, mi familia me ayuda“, dice Rochelle Rosensweig, economista con un Master en finanzas.

Rosensweig ahora confía en una beca para mantener a su hijo de 12 años matriculado en una escuela judía en São Paulo. Viviendo de pequeños trabajos freelance ocasionales de consultoría, está considerando un segundo trabajo como conductora de Uber para garantizarse un ingreso más estable.

A pesar de sus calificaciones como profesional médico, la psicóloga Denise Lew también lucha para llegar a fin de mes como funcionaria pública.

“Ni siquiera puedo pagar la matrícula de mi hijo. En la oficina, he visto caer drásticamente la demanda en los últimos años debido a la crisis. Nadie tiene dinero”, dice.

Lew está en la ruina, como muchos otros. Las tasas de interés en Brasil son altísimas, convirtiendo la deuda en una bola de nieve. Tanto Rosensweig como Lew se apoyan en la ayuda de Unibes, una organización de caridad judía.

Muchas empresas han cerrado o se han declarado en quiebra en los últimos años. Los peatones que caminan en los centros comerciales de São Paulo están viendo un creciente número de negocios vacíos. El mercado inmobiliario está estancado, y los vehículos se venden a grandes rebajas.

La recesión económica también ha visto la pertenencia a centros de la comunidad judía y clubes como Hebraica disminuir gradualmente.

Pero las familias judías en Brasil tienen preocupaciones más serias, como asegurar una educación de calidad para sus hijos. Recientemente, ha aumentado el número de incumplimientos de pagos tanto en escuelas privadas judías como no judías.

“La mayoría de las escuelas judías reciben subsidios filantrópicos para mantenerlas en marcha”, dice Laskowsky.

La demanda en entidades benéficas como Ten Yad y Unibes en São Paulo también ha aumentado. Ambas sirven a personas pobres de todos los orígenes y son oficialmente reconocidos como servicios públicos. La creciente demanda de los miembros de la comunidad judía es sorprendente. “La solicitud de nuestras comidas y servicios está aumentando en un 20% al año, y también hemos notado una caída en la edad promedio de nuestros beneficiarios, lo que significa que los jóvenes nos están buscando”, dice el director de Ten Yad, el rabino David Weitman.

Ubicada en Bom Retiro, el antiguo barrio judío de São Paulo, Ten Yad también cuenta con un programa que ofrece comida para personas sin medios de transporte.

“Estamos en el límite de nuestra capacidad“, dice Weitman a The Times of Israel.

Con un siglo de antigüedad, Unibes dirige los mercados de pulgas con ropa usada y productos ligeramente dañados para recaudar fondos. Cuando se le preguntó sobre la situación actual en Brasil, la junta de Unibes prefirió no comentar.

La situación en Río

La situación en Río de Janeiro es más dramática. La ciudad de Sugarloaf está experimentando una crisis dentro de una crisis. Además de las hinchadas favelas, desbordadas desde que la capital del país se trasladó a la ciudad de Brasilia en los años sesenta, Río ha sido invadida por el narcotráfico.

Comúnmente, los cariocas (nativos de Río) se refieren a la ciudad como “la Franja de Gaza“. Las balas perdidas golpean indiscriminadamente a la población civil casi todos los días.

En los degradantes niveles de corrupción, el ex gobernador de Río Sérgio Cabral era uno de los líderes del grupo. Ahora está en la cárcel. El “gratis para todos” del dinero público manchó incluso la Copa del Mundo de 2014 y las inversiones de los Juegos Olímpicos de 2016, y ahora, la mayoría de las instalaciones deportivas de la región están abandonadas.

El flujo de turistas ha disminuido a un goteo. Sesenta y nueve tiendas cierran su negocio todos los días. Incluso el desfile de carnaval del año que viene está amenazado por la falta de fondos. Sin dinero para pagar a los oficiales de policía y maestros, es difícil vender para financiar el reto de diversión.

La violencia ha llevado a los judíos cariocas a optar por la emigración a Israel, dice el cónsul israelí en São Paulo, Dori Goren.

“Rio no tiene consulado”, dice Goren, “por eso muchos judíos cariocas interesados en la aliá vienen aquí [a São Paulo]. Ellos reportan el miedo a la violencia como una de las principales razones para emigrar”.

Votar con los pies

El consulado israelí en São Paulo está haciendo un esfuerzo adicional para satisfacer el aumento general de la demanda de emigración a Israel.

“Se requiere la traducción de muchos documentos y pasar por procedimientos burocráticos. No es un trabajo fácil”, dice Goren, quien vio una situación similar en Argentina hace 15 años.

Según la Agencia Judía, el número de emigrantes brasileños está aumentando. El final de 2015 registró un aumento del 77% en el número de olim (496) en comparación con 2014, lo que representó un incremento del 39% (280) respecto al año anterior (207).

2016 vio la llegada de 684 olim a Israel, 40% más que en 2015. Y en mayo de este año, 346 nuevos olim (29% más que en el mismo período en 2016) ya han hecho de Israel su nuevo hogar.

“Israel siempre abrirá sus brazos a los judíos – aún más ahora, cuando la tasa de desempleo es muy baja y la economía está prosperando. Contrariamente a la creencia popular, Israel tiene una tasa de violencia baja, con sólo dos muertes anuales por cada 100.000 habitantes”, dice Goren.

El país del futuro

La crisis brasileña es parte del inquietante mosaico creado por el neopopulismo en América Latina.

Hugo Chávez y su sucesor Nicolás Maduro en Venezuela, Lula y Rousseff en Brasil, y Néstor Kirchner junto con su esposa Cristina en Argentina están entre algunos ejemplos de la problemática dirección allí.

En Brasil, los equipos económicos que trabajaron bajo Lula y Rousseff apostaban por los recursos petroleros inexplotados para ocultar su corrupción y su mala gobernabilidad. Lamentablemente, perdieron la apuesta, causando el colapso virtual del país.

Un gran número de jóvenes judíos idealistas en Brasil quedaron encantados por la perspectiva de un país liderado por un ex sindicalista como Lula. Se imaginaron que podía reducir la desigualdad social sin caer en las trampas que frenaron a la izquierda tradicional en el pasado. Pero la realidad era muy diferente de lo que imaginaban.

Después de un breve período de calentamiento que vio el refuerzo de millones de personas que antes no tenían poder adquisitivo, el sistema se estrelló.

La falta de sostenibilidad, la falta de inversión en infraestructura, la incapacidad de reformar un sistema arcaico y la mala gestión son algunos de los principales problemas a los que se debe recurrir. Y luego, por supuesto, estaba el nivel de corrupción inaudito. Los políticos recayeron en la demagogia para salvar la cara.

“El crepúsculo de un ídolo“, comentó recientemente el analista Hélio Schwartsman en un artículo publicado en uno de los periódicos más tradicionales, Folha de S.Paulo. Estaba describiendo el sentimiento de quienes alguna vez creyeron en el líder sindical.

Ahora, un Brasil dividido no está seguro de quién gobernará el país mañana. Unos pocos optimistas todavía se aferran a una expresión acuñada por el escritor judío Stefan Zweig, que se refugió aquí del nazismo: “Brasil, el país del futuro“. Irónicamente, tanto el escritor como su esposa se suicidaron antes de que ese futuro tuviera ocasión de llegar.

Fuente: The Times of Israel – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario