SHIMON PERES: ‘EL REACTOR DE DIMONA AYUDABA A ASEGURAR QUE ISRAEL NUNCA SERÍA DESTRUIDO’


Un mes antes de fallecer, Shimon Peres completó la escritura de una autobiografía que proporciona una rara visión entre bastidores de algunos capítulos importantes de la historia de Israel y la suya: desde la construcción del reactor nuclear de Dimona hasta la Operación Entebbe, su reunión secreta con el Rey Hussein en Jordania y su pasión por la innovación.

El hombre bigotudo que entraba en el palacio de Raghadan iba flanqueado por dos ayudantes. Parecía más joven que sus setenta años y el sombrero que llevaba ocultaba sus cabellos grisáceos. Su visita a Hussein, entonces rey de Jordania, se mantuvo en total secreto. El hombre era israelí, y en aquellos días-noviembre de 1993-los dos países aún no habían establecido relaciones diplomáticas. De hecho, oficialmente, todavía estaban en estado de guerra.

El falso bigote y el sombrero hacían difícil reconocer a uno de los israelíes más reconocibles del mundo: Shimon Peres, que era entonces ministro de Relaciones Exteriores. Sus ayudantes eran el sub director del Mossad Efarim Halevy y Avi Gil, su jefe de personal.

“No pude evitar reír mientras me pegaban el bigote a la cara”, escribió el ex presidente de Israel en su libro autobiográfico titulado No Room for Small Dreams (No hay sitio para sueños pequeños), que se publicará en Israel y en todo el mundo este mes para conmemorar el primer aniversario de su muerte.

“Pensé en las gafas de sol que le pusimos a Moshe Dayan para ocultar su parche, en el sombrero de ala ancha que colocamos en la cabeza de Ben Gurion para esconder su característicamente caótica cabellera blanca ¿Cuántas veces en mi vida nos habíamos puesto disfraces tan tontos en busca de algo que otros estaban seguros que era imposible? Éstos fueron algunos de los mejores recuerdos de mi relativa juventud. Y sabiendo a los setenta que todavía seguía en la lucha, todavía luchando por el futuro de Israel, di al bigote cierto poder. Parecía un actor en un escenario de bajo presupuesto, pero me sentía como la punta de la lanza”, escribió Peres sobre su encuentro con el rey jordano.

Esta reunión, sin embargo, en un palacio real que dominaba la ciudad vieja de Amman, no era la primera entre ellos. Siete años antes se habían reunido secretamente en Londres.

“Sin embargo, desde el momento en que comenzó la conversación”, recordó Peres, “parecía que nunca había terminado, nos tratábamos como viejos amigos y volvíamos a encontrar una visión común del futuro”.

Un año más tarde, el 26 de octubre de 1994, esa visión se hizo realidad. En una ceremonia festiva celebrada en el valle de Arava, cerca de Eilat, ante el entonces presidente estadounidense Bill Clinton y otros 5.000 invitados, el rey Hussein y el primer ministro Yitzhak Rabin firmaron el histórico acuerdo de paz entre Israel y Jordania.

Ayelet Frish, que trabajó junto a Peres durante más de una década, sirvió como portavoz durante su mandato como presidente de Israel y ahora es directora del Centro de Innovación del Centro Peres para la Paz y la Innovación, dijo que Peres rotundamente se negó a escribir una autobiografía durante años.

“Cuando le pregunté por qué no escribía una”, dijo Frish, “dijo que simplemente no podía soportar escribir sobre sí mismo y prefería que lo hicieran otros”.

Sin embargo, en los últimos meses de su vida algo cambió. “Pensábamos que viviría por lo menos hasta los 100”, recordó Frish. “Seguía trabajando todos los días desde las cinco de la mañana hasta la medianoche, y sólo dos semanas antes de morir, fue el orador principal en una conferencia en Italia. Pero Su Excelencia el Presidente – todavía lo llamo así- debió sentir que sus días estaban contados y comprendió que estaba en los últimos gránulos de arena en el reloj de arena, por así decirlo, y ahora era su responsabilidad devolver el favor, a la generación más joven no sólo de Israel sino del mundo entero. Accedió a escribir sólo después de convencerse de que el objetivo del libro no era simplemente glorificarlo, sino de contar la impresionante historia del Estado de Israel desde su propio punto de vista”.

El objetivo se convirtió entonces en publicar el libro en el mayor número de idiomas posible. “Queríamos llegar a jóvenes ejecutivos en China y los líderes del futuro en África”, dijo Frish.

Precisamente por eso el libro fue escrito en inglés, y será publicado a principios de la próxima semana por HarperCollins, una de las editoriales de libros más grandes del mundo. También hay charlas sobre su traducción a docenas de otros idiomas, incluido el árabe.

“Incluso el ministro de Relaciones Exteriores de Mongolia ya ha pedido una copia“, dijo Frish.

El libro se terminó un mes antes de que Peres falleciera a los 93 el 28 de septiembre de 2016. “Durante varias semanas, se recluyó en un apartamento de Tel Aviv con miembros del personal y un documental de la editorial americana y reconstruyó la historia de su vida otra vez”, dijo Frish sobre el proceso de escritura. “Fue una gran experiencia recibir una explicación en primera persona de cómo Israel llegó de existir prácticamente de la nada gracias a gente como él. Gracias a la audacia, la voluntad de asumir riesgos, no temer el fracaso y el reconocimiento de que nuestro mayor capital se encuentra en nuestra cabeza y no la tierra”.

Fuente: Ynetnews – Traducción: Silvia Schnessel – Reproducción autorizada con la mención: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario