¿Terroristas en el Parlamento de Alemania?

En una decisión extraordinaria tomada a fines de agosto, el Ministerio del Interior de Alemania se negó a prohibir el Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP) -listado como una organización terrorista por EE.UU., Canadá, la Unión Europea y Australia- “de hacer campaña como partido político en las elecciones generales de septiembre al Bundestag “.



Sí, el FPLP -en una lista conjunta con el Partido Marxista-Leninista- planea presentar candidatos en las elecciones de este mes en Alemania y postularse para el Parlamento.
¿Qué es el PFLP? Se formó poco después de la Guerra de los Seis Días de Israel a través de la fusión de tres grupos militantes – Los Jóvenes Vengadores (nacionalistas palestinos), Los Héroes del Retorno (con base en el Líbano) y el Frente de Liberación Palestino Cisjordania) – es hoy, después de Fatah, la segunda facción más grande de la Organización de Liberación de Palestina (OLP). Descrito de diversas maneras como una mezcla de “nacionalismo palestino con ideología marxista” y como “una organización nacionalista palestina con diferentes perspectivas ideológicas en diferentes momentos (del nacionalismo árabe al maoísta al leninista)”, ha llamado a la destrucción de Israel y a la revolución comunista internacional .
Considerado más radical que el Fatah, desde su fundación siempre ha atacado a civiles sin remordimientos. Durante sus primeros días, se mantuvo en términos amistosos con la Facción del Ejército Rojo de Alemania (la Brigada Baader-Meinhof) y recibió fondos de la URSS y China. En los últimos años el PFLP ha estado muy amigo con Irán.
¿Próximamente en el Parlamento de Alemania?

Hace medio siglo, el PFLP se especializó en el secuestro de aviones – fue el primer grupo palestino en hacerlo, y el primero en comandar un avión El Al. Ese acto, en 1968, es ampliamente considerado como el comienzo de la era moderna del terrorismo islámico internacional. En un solo día de septiembre de 1970, sus miembros secuestraron tres vuelos de pasajeros que iban de los aeropuertos europeos a Nueva York. En 1972, un miembro de la FPLP tomó parte en la Masacre del Aeropuerto de Lod, en la que 28 personas fueron asesinadas en lo que ahora se llama Aeropuerto Internacional Ben Gurion. En octubre de 2001, asesinó al ministro de Turismo israelí, Rehavam Ze’evi, en represalia por el asesinato de Israel de su principal líder en ese momento, Abu Ali Mustafa (después se llamó en su nombre al ala militante del grupo).
Durante los próximos años, el FPLP se centró en atentados suicidas en Israel; más recientemente, se ha mantenido ocupado lanzando cohetes contra Israel desde la Franja de Gaza.
En noviembre de 2014, dos asociados del PFLP asesinaron a seis personas en una masacre de una sinagoga en Jerusalén. El 16 de junio de este año, colaboró con Hamas en un ataque fatal en Jerusalén Oriental; el 14 de julio asesinó a dos agentes de policía israelíes en la Ciudad Vieja de Jerusalén y se jactó de que su “operación heroica” había logrado romper con éxito “el cordón de seguridad impuesto por las fuerzas de ocupación israelíes sobre la ciudad de Jerusalén y Al-Aqsa, rompiendo la arrogancia de la seguridad sionista que ve en la ciudad y en Al-Aqsa una fortaleza impenetrable “.
Quizás el agente más famoso de la FPLP es Carlos, el Chacal, el legendario terrorista venezolano, que actualmente cumple una pena de cadena perpetua en Francia. Otro miembro de alto perfil es Leila Khaled, a quien se ha llamado “la primera mujer secuestradora en la historia” y a quien se le ha permitido en los últimos años entrar en muchos países occidentales, incluyendo Alemania, España,  Suecia, Austria y Sudáfrica, dar conferencias, reunirse con compañeros comunistas, y conversar con los partidarios de los movimientos que tratan de destruir económicamente a Israel.
Si parece excesivamente inapropiado que los gobiernos de estos países proporcionen a Khaled tal tratamiento, considere que la ONU, la UE y varios países europeos, incluyendo Alemania, Francia, Gran Bretaña, Irlanda, Países Bajos, Suiza, España, Suecia, Dinamarca, y Noruega, han financiado a organizaciones no gubernamentales vinculadas al PFLP, entre ellas Addameer, Al-Haq, el Centro de Información Alternativa, el Comité de Trabajo de Salud, Stop the Wall, el Centro Palestino de Derechos Humanos y la Unión de Comités de Trabajo Agricultural. Al menos uno de los grupos en cuestión, según la ONG Monitor, fue fundado y es dirigido por el FPLP; otros tienen terroristas condenados  en sus nóminas y/o han sido cómplices del PFLP y sus miembros de una manera u otra. Sin embargo, se ha prestado muy poca atención mediática al hecho de que al menos parte del dinero de los contribuyentes donados por estos países occidentales ha encontrado su camino hacua las arcas del PFLP y más de $ 300 millones al año para los salarios de los terroristas.
Pero de todas las acciones tomadas por gobiernos occidentales y organizaciones internacionales que han beneficiado al FPLP, ninguno ha llegado tan cerca se aproxima tanto a la legitimidad como la decisión de Alemania de dejar campo libre a estos candidatos en las elecciones de este mes. “Para los observadores del terrorismo en Alemania”, escribió Benjamin Weinthal en el Jerusalem Post, “no está claro por qué el ministerio es reacio a proscribir a la organización palestina”. Después de todo, no es como si la República Federal de Alemania no tuviera poder para prohibir a las partes; proscribió en 1982 el Volkssozialistische Bewegung Deutschlands / Partei der Arbeit y el Freiheitliche Deutsche Arbeiter Partei (Partido de los Trabajadores Alemanes Libres) en 1995.
Actualmente, las autoridades alemanas no son capaces de silenciar a los individuos por mantener opiniones que consideran inapropiadas. Soeren Kern del Instituto Gatestone señaló en 2012 que las autoridades alemanas estaban “vigilando … sitios web que critican la inmigración musulmana” y estaban preparados para cerrarlos. En 2014, los funcionarios bávaros trataron de acosar a los críticos de una nueva mega-mezquita; en enero del año pasado, el Washington Post informó que Alemania había “alcanzado un acuerdo con Facebook, Google y Twitter para endurecerse en el contenido ofensivo [leído: anti-islámico]”. La policía alemana incluso invadió el hogar de un crítico de refugiados musulmanes.
Un tribunal alemán había dado cinco meses de libertad condicional a una mujer por sus comentarios en línea “sobre una supuesta violación de una mujer alemana por un solicitante de asilo”. En junio de 2016, la policía alemana allanó los hogares de treinta y seis personas adicionales culpables de “publicar el odio” en línea; en julio, allanaron cerca de sesenta hogares más. Es difícil no ver esto como un extraño, irónico y trágico momento histórico.
En memoria viva, Alemania se transformó de un temible poder totalitario, empeñado en la conquista y el genocidio, en una piedra angular de la democracia liberal. Ahora, incluso más que muchos de sus vecinos europeos igualmente equivocados, se dirige claramente hacia una dirección frustrante de todos los amantes de la libertad occidental: a medida que está quebrando cada vez más la crítica del Islam, parece preparada para dar a un auténtico grupo terrorista islámico la oportunidad de ganar bancas en su legislatura nacional.

***Bruce Bawer es el autor de la nueva novela The Alhambra (Swamp Fox Editions). Su libro While Europe Slept (2006) fue un bestseller del New York Times y finalista del National Book Critics Circle Award.

Fuente: Gatestone Institute - Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario