El plan Irán-Hamas para destruir a Israel


Durante la visita de una delegación de alto nivel de Hamas a Irán la semana pasada, Ali Velayati (fotografiado arriba en 2016), un alto político iraní y consejero del Líder Supremo Ayatollah Ali Khamenei, dijo a los funcionarios de Hamas: “Nosotros los felicitamos por su negativa a abandonar sus armas … "

Traducido para PorIsrael.org por Yetty Blum

En un despertar histórico, Irán se está entrometiendo una vez más en los asuntos internos de los palestinos. Esto no es un buen augurio para el futuro de la “reconciliación” entre Hamas y la facción Fatah de la Autoridad Palestina dirigida por el presidente Mahmoud Abbas. El resurgimiento de Irán, a medida que avanza en sus esfuerzos para aumentar su presencia política y militar en la región, no es un buen augurio para el futuro de la estabilidad en Medio Oriente.
Los iraníes están instando a Hamas a aferrarse a sus armas a pesar del reciente acuerdo de “reconciliación” firmado entre Hamas y Fatah bajo los auspicios de Egipto. Cuál es el objetivo de Irán en este movimiento? Que Hamas mantenga y mejore su preparación para la guerra contra Israel.
Una delegación de alto nivel de Hamas encabezada por Saleh Arouri, vicepresidente del “gabinete político” de Hamas, viajó a Teherán la semana pasada para informar a los líderes iraníes sobre el acuerdo de “reconciliación” con Fatah. Durante la visita, los líderes iraníes elogiaron a Hamas por resistir las demandas (de Fatah) de desarmarse y renunciar al control de seguridad sobre la Franja de Gaza.
“Los felicitamos por su negativa a abandonar sus armas, un tema que Uds. consideran una línea roja”, dijo Ali Velayati, un político iraní de alto rango y asesor del líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Jamenei, a los funcionarios de visita de Hamas. “La causa palestina es la causa más importante del mundo islámico, y después de todo este tiempo Uds. siguen comprometidos con el principio de resistencia contra los sionistas a pesar de toda la presión que están enfrentando”.
Arouri y sus colegas se apresuraron a viajar a Teherán para buscar el apoyo del régimen iraní tras las demandas de Abbas de que Hamás permitiera a la Autoridad Palestina asumir el control de seguridad sobre la Franja de Gaza. El acuerdo de “reconciliación” no estipula nada sobre la necesidad de que Hamas se desarme, y las autoridades de Hamas han subrayado durante las últimas dos semanas que no tienen intención de dejar sus armas o desmantelar sus aparatos de seguridad en la Franja de Gaza.
Hamas ve la demanda de desarmarse como parte de una “conspiración” israelí-estadounidense diseñada para eliminar la “resistencia” palestina y frustrar el acuerdo de “reconciliación” con Fatah de Abbas. La negativa de Hamas a desarmarse ya amenaza con arruinar la “reconciliación”.
Arouri fue citado durante su visita a Teherán diciendo que Hamas “no dará marcha atrás en la opción de defender al pueblo palestino”. Especificó que el acuerdo de “reconciliación” con Fatah no afectaría las armas de la “resistencia” palestina, incluido Hamás. Hamas, agregó, “enfrentará la conspiración israelo-estadounidense a través de la unidad nacional y la reconciliación y continuará con la resistencia. Las fuerzas de resistencia palestinas siempre mantendrán sus armas y no las dejarán”.
Hamas también ve la visita de sus altos funcionarios a Teherán como un rechazo a la demanda de Israel de que corte sus lazos con Irán. Funcionarios de Hamas dicen que continúan viendo sus relaciones con Irán como “estratégicas y significativas”, especialmente a raíz de la ayuda financiera y militar de Teherán a su movimiento en la Franja de Gaza.
Al alinearse con Irán, Hamas también está tratando de resistir cualquier demanda de que abandone su ideología y carta constitutiva, que exige la destrucción de Israel y se opone a cualquier proceso de paz entre israelíes y palestinos.
Al parecer, los funcionarios iraníes no simpatizan con Mahmoud Abbas y la Autoridad Palestina y no desean verlos regresar a la Franja de Gaza. Irán considera a Abbas un “traidor” porque la Autoridad Palestina lleva a cabo una coordinación de seguridad con Israel en Cisjordania y afirma que está comprometida con un “proceso de paz” con Israel. Esta posición va en contra del deseo de Irán de destruir a la “entidad sionista”.
Abbas, por su parte, siempre ha considerado a Irán una amenaza para su régimen así como para la estabilidad en la región. En el pasado, criticó a Irán por “entrometerse” en los asuntos internos de los palestinos al apoyar a Hamas y la Jihad Islámica Palestina en la Franja de Gaza.
A principios de este año, la Autoridad Palestina condenó enérgicamente a Irán luego que un alto funcionario iraní acusó a Abbas de librar una guerra en la Franja de Gaza en nombre de Israel. La declaración del funcionario se produjo en respuesta a una serie de medidas punitivas impuestas por Abbas en la Franja de Gaza.
El portavoz de Abbas, Nabil Abu Rudaineh, acusó a Irán de inmiscuirse en los asuntos internos de los palestinos y  de algunos países árabes. Dijo que las acciones de Irán “alentaron divisiones” entre los palestinos. “Irán debe dejar de alentar las guerras civiles en el mundo árabe”, dijo. “Irán debe dejar de usar la retórica que solo sirve a Israel y a los enemigos de los árabes”.
Abbas y la Autoridad Palestina ahora están convencidos de que Irán está trabajando para frustrar el acuerdo de “reconciliación” con Hamas. Creen que Irán invitó a los líderes de Hamas a Teherán a presionarlos para que no depongan sus armas. Abbas y los egipcios probablemente fueron ingenuos al pensar que Hamas se desarmaría y permitiría a los leales de Abbas desplegarse en la Franja de Gaza después de la firma del acuerdo de “reconciliación”. Es posible que algunos de los líderes de Hamas le hayan mentido a Abbas y a los egipcios al insinuar que Hamas renunciaría al control de seguridad de la Franja de Gaza. También se cree que los egipcios, que desempeñaron un papel importante en la intermediación del acuerdo Hamas-Fatah, estén preocupados por la renovada intromisión de Irán en los asuntos internos de los palestinos.
Tanto la Autoridad Palestina como Egipto ven la visita de la delegación de Hamas a Irán como un serio revés para el acuerdo de “reconciliación” y como una señal de que Hamas no es sincero sobre la implementación del acuerdo.
Algunos funcionarios de la Autoridad Palestina y Hamas han afirmado recientemente que Israel no estaba contento con su acuerdo de “reconciliación” y estaba haciendo todo lo posible para frustrarlo. La verdad, sin embargo, es que son Irán y Hamas los que están trabajando para frustrar el acuerdo al insistir en mantener el status quo en la Franja de Gaza.
El mensaje de Irán a Hamas: si quieren que continuemos brindándoles ayuda financiera y militar, deben continuar aferrándose a sus armas y rechazar las demandas de desarme.
¿Qué es lo que espera Irán? Irán quiere que Hamas retenga su control de seguridad sobre la Franja de Gaza para que los iraníes puedan aferrarse a otra base de poder en el Medio Oriente.
Irán quiere que Hamas continúe desempeñando el papel de poder, precisamente como Hezbolá funciona en Líbano. Lo último que Irán quiere es que las fuerzas de seguridad de la Autoridad Palestina regresen a la Franja de Gaza: eso arruinaría los planes de Teherán para avanzar en su objetivo de destruir a Israel.
El continuo apoyo de Irán a Hamas no se debe al amor a Hamas o a los palestinos, sino a su propio interés en la consolidación de su presencia en el Medio Oriente.
Muchos palestinos ven la “exitosa” visita de los funcionarios de Hamas a Teherán como un gran revés para los esfuerzos por poner fin a la disputa de Hamas-Fatah, que ya duró 10 años.
Del mismo modo, los egipcios ahora desconfían del repentino acercamiento entre Irán y Hamas y comienzan a preguntarse si han sido engañados por Hamas.
Se dice que una delegación israelí que visitó El Cairo en la víspera de la firma del acuerdo Hamas-Fatah advirtió a los egipcios que la “reconciliación” no funcionaría a menos que Hamas se desarme y corte sus vínculos con Irán.
Sin embargo, los egipcios supuestamente no escucharon la advertencia israelí.
En cuanto a Israel, Estados Unidos y otros  estados occidentales, la lección que se puede extraer de la renovación de los lazos entre Hamas e Irán es que Hamas no ha cambiado ni un ápice.
En contraste con el delirio de esperanzas, discutidas inmediatamente después del acuerdo de “reconciliación” en El Cairo y basadas en mentiras y moneda falsa, Hamas no se dirige hacia la moderación y el pragmatismo. Al apoyar abiertamente a Hamas, Irán está demostrando una vez más que pretende avivar el fuego en el Medio Oriente y continuar saboteando las perspectivas de paz.

***Khaled Abu Toameh, periodista galardonado, escribe desde Jerusalén.
https://www.gatestoneinstitute.org/11209/iran-hamas-destroy-israel
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario