La decadencia árabe: ¿Por qué y desde cuándo?


Por David Mandel, Mi  Enfoque, Israel

Mario Vargas Llosa, en uno de sus mejores libros, Conversación en la Catedral, pone en boca del protagonista una pregunta “¿En qué momento se había jodido el Perú?”

Los árabes se hacen la misma pregunta, ¿Por qué una civilización que durante siglos, especialmente durante el califato abasida (siglo VIII al siglo XIII), lideró el mundo en las artes y las ciencias, hoy está tan atrasada en comparación a los países occidentales cuya población, en esos mismos siglos, era analfabeta dominada por la ignorancia y la superstición?

La influencia de la cultura árabe de la Edad Media sobrevive en los números 1, 2, 3, etc. llamados “árabes” (se originaron en la India pero los árabes los hicieron populares) y en palabras como “almanaque”, “cifra”, “cero”, “álgebra”, “aduana”, “tarifa”.

Los árabes no se explican como siendo su religión, en opinión de ellos, superior a todas las otras, son ellos hoy inferiores a la civilización judeo-cristiana en casi todas las esferas de la actividad humana.

Un solo científico árabe, de una población de 422 millones, (el segundo grupo étnico mas grande del mundo después de los chinos Han), ha recibido hasta hoy un Premio Nobel en las ciencias.  En contraste, Israel, con una población de 8 millones (6 millones de ellos judíos) ha recibido seis Premios Nobel en las ciencias.

Un artículo publicado hace algunos años* informa que

·     Grecia traduce cinco veces más libros anualmente del inglés al griego, que todos los países árabes juntos.

·     65 millones de árabes adultos son analfabetos

·     España traduce más libros de las ingles al español en un año que el   mundo árabe lo ha hecho en mil años, y, probablemente el caso es aun peor con libros en francés, ruso, chino, japones, etc.

La respuesta a la pregunta del título es que la decadencia árabe comenzó después del siglo XIII, causado por el hecho de que el dogmatismo religioso reemplazó a las inquietudes científicas y culturales, mientras que, simultáneamente, el proceso opuesto se inició en Europa.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario