POR PRIMERA VEZ, YAD VASHEM OTORGARÁ EL HONOR DE ‘JUSTO ENTRE LAS NACIONES’ A UN MÉDICO ÁRABE

El Dr. Mohamed Helmy, un médico nacido en Egipto, ocultó a cuatro judíos en Berlín durante la Segunda Guerra Mundial.


Yad Vashem reconocerá por primera vez como “Justo entre las Naciones” a un médico árabe que salvó la vida de judíos durante el Holocausto. La familia del Dr. Mohamed Helmy aceptará el premio del memorial nacional y museo del Holocausto de Israel en una ceremonia en Berlín el próximo jueves.

Yad Vashem reconoció a Helmy, quien murió en 1982, como Justo entre las Naciones en 2013, pero su familia inicialmente rechazó el honor porque la institución es israelí.

“Si cualquier otro país ofreciera un homenaje a Helmy, nos habríamos alegrado”, dijo Mervat Hassan, la esposa del sobrino nieto de Helmy, en una entrevista a The Associated Press realizada en octubre de 2013 en El Cairo. Ahora, después de cuatro años de búsqueda, se encontró un pariente que aceptó el galardón.

Nasser Kutbi, un profesor de medicina de 81 años de El Cairo, cuyo padre era sobrino de Helmy y que lo conoció personalmente, viajará a Berlín para aceptar el honor.

El embajador de Israel en Alemania, Jeremy Issacharoff otorgará el certificado y la medalla a Kutbi. La ceremonia se llevará a cabo en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Alemania y no en la Embajada de Israel en Berlín, en parte porque la familia de Helmy aún se rehúsa a aceptar el homenaje directamente de una institución israelí.

Helmy nació en Jartum en 1901, en lo que entonces era el Sudán anglo-egipcio. Emigró a Alemania para estudiar medicina en 1922 y se estableció en Berlín. Tras sus estudios, fue contratado por el Instituto Robert Koch en la ciudad, donde eventualmente se convirtió en director del Departamento de Urología. Helmy vio a médicos judíos que fueron despedidos del hospital en 1933, después de que los nazis subieron al poder, y él mismo fue despedido en 1937. Un estudio realizado en 2009 por el instituto muestra que estaba muy involucrado en la política médica nazi.

De acuerdo con la teoría racial Nazi, Helmy era considerado Hamítico (es decir, descendiente Ham, el hijo de Noé). Se le prohibió trabajar en el sistema de salud pública por no ser ario y tampoco se le permitió casarse con su prometida alemana. En 1939, Helmy fue arrestado por los nazis, junto con otros egipcios, y liberado un año después por problemas de salud.

Cuando los nazis comenzaron a deportar judíos de Berlín, él escondió a Anna Boros, una amiga de la familia de 21 años, en su cabaña ubicada en el barrio de Buch de la ciudad. Ella permaneció allí durante la guerra. Cada vez que Helmy era investigado por la Gestapo, la escondía en otro lugar. Anna vivió como musulmana bajo un nombre falso, llevaba un hijab e incluso se casó con un musulmán en un matrimonio ficticio.

“El Dr. Helmy, un buen amigo de la familia, me escondió en su cabaña en Berlín desde el 10 de marzo hasta el final de la guerra. A partir de 1942, ya no tenía ningún contacto con el mundo exterior. La Gestapo sabía que el Dr. Helmy era nuestro médico de cabecera y que era dueño de una cabaña en el barrio Buch de la ciudad”, escribió Boros, quien se casó después de la guerra y tomó el apellido de su esposo, Gutman.

“Él logró evadir todos sus interrogatorios. Cuando se encontraba bajo investigación, me llevaba a la casa de sus amigos donde me quedaba varios días, presentándome como su prima de Dresde. Cuando el peligro pasaba, volvía a la cabaña. El Dr. Helmy fue muy generoso conmigo. Hizo todo por mí desde el fondo de su corazón y le estaré agradecida por la eternidad”, continuó.

Helmy también ayudó a la madre de Anna, Julie, al padrastro Georg Wehr y a la abuela Cecilie Rudnik. Al proveerlos y atender todas sus necesidades médicas, encontró refugio para Cecilie en la casa de Frieda Szturmann, una mujer alemana, quien luego fue reconocida como Justa entre las Naciones. Durante más de un año, Szturmann escondió a Rudnik, compartiendo sus escasas raciones de comida.

Pero la familia fue atrapada en 1944; durante un brutal interrogatorio, los tres revelaron que Helmy los ayudaba. El doctor entonces llevó inmediatamente a Anna a la casa de Szturmann; solo su gran ingenio lo mantuvo alejado de problemas.


Después de la guerra, los cuatro miembros de la familia emigraron a Estados Unidos, pero no olvidaron a quien los había rescatado; en la década de 1950 y principios de los 60, escribieron cartas al Senado de Berlín elogiando a Helmy. Las misivas fueron descubiertas en los archivos de Berlín y enviadas a Yad Vashem. También visitaron a Helmy varias veces en Berlín a través de los años y mantuvieron contacto.

Helmy siguió viviendo en Berlín después de la guerra, continuó trabajando como médico y finalmente pudo casarse con su prometida. No tuvieron hijos y se quedaron en Alemania.

“No querían tener hijos por miedo a las guerras”, dijo Mervat Hassan, esposa del sobrino nieto de Helmy, en una entrevista a la AP. “No querían que vivieran los horrores de la guerra”.

Helmy falleció en 1982; Frieda Szturmann murió en 1962 y Anna Gutman en 1986. La esposa de Helmy falleció en 1998.

En 2013, cuando Yad Vashem reconoció a Helmy y Szturmann como Justos entre las Naciones, intentó localizar a los familiares de Helmy, e incluso recurrió a la Embajada de Egipto en Israel y a la prensa.

The Associated Press localizó a un pariente en Egipto que se negó a aceptar el premio. Otros familiares explicaron al historiador y periodista alemán Ronen Steinke que “Yad Vashem es una institución política que representa a Israel y no tiene derecho a representar a judíos en todas partes. Además, Israel no fue fundado hasta 1948 y no existía en el momento en que Helmy llevó a cabo sus acciones, por lo que hoy Israel no tiene derecho a representar a las víctimas judías de ese período”. También criticaron la política israelí hacia los palestinos, diciendo que uno de sus parientes había muerto en una de las guerras entre Israel y Egipto.

Los familiares de Helmy sienten que salvó a Anna no por ser judía sino porque era un ser humano y según ellos, el intento de reconocerlo por salvar a judíos es inapropiado, dijo Steinke a Haaretz.

Aún no está claro por qué Kutbi finalmente aceptó el galardón, pero se sabe que la cineasta y documentalista israelí Taliya Finkel tuvo algo que ver en ello. Finkel hizo un documental sobre Helmy titulado “Mohamed y Anna – Al Descubierto”.

Steinke se encontró con Kutbi en El Cairo. Actualmente Kutbi es activista en la lucha contra el antisemitismo en Egipto y recuerda las buenas relaciones entre judíos, musulmanes y cristianos del siglo pasado, comentó Steinke. Kutbi le habló con nostalgia del glorioso pasado de los judíos en Egipto y mencionó cuántos judíos famosos estaban involucrados en la política y la cultura local. También dijo que uno de sus primos estaba casado con una mujer judía, propietaria de una tienda de ropa en El Cairo.

Steinke publicó un libro este año titulado “El musulmán y el judío” (en alemán) sobre la historia de Helmy. Al final del libro, cita una carta de agradecimiento a los familiares de Helmy en Egipto, escrita por Carla, la hija de Anna, quien vive en Nueva York. La carta fue enviada a la familia en El Cairo, y hasta la fecha, más de un año después, aún no han respondido.

Actualmente Yad Vashem ha declarado a cerca de 26,000 Justos entre las Naciones de 44 países y nacionalidades. Unas pocas decenas son musulmanes, procedentes de Albania, el Cáucaso y los Balcanes. Pero Helmy fue el primer árabe tan reconocido.

El certificado y la medalla de Helmy estaban en exhibición en Yad Vashem antes de que sus familiares fueran localizados.

Fuente: Haaretz / Reproducción autorizada con la mención siguiente: © EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario