Relaciones Argentina – Israel. ¿Qué tiene para ofrecer Israel a la Argentina?


En estos momentos históricos que transcurren en nuestra Argentina están soplando vientos favorables entre la Argentina y el Estado de Israel en sus relaciones con el nuevo gobierno del Presidente Mauricio Macri.
El Primer Ministro del Estado de Israel Benjamín Netanyahu ha visitado por primera vez la República Argentina los días 11 y 12 de septiembre del 2017 donde se entrevistó con el Presidente Mauricio Macri para incrementar las relaciones políticas y económicas con la Argentina.
Netanyahu es el Primer Ministro en hacerlo desde la creación del Estado de Israel aunque anteriormente visitaron la Argentina el Presidente de Israel Jaim Herzog durante el primer año de mandato de Carlos Menem en 1989 y Shimon Peres que llegó a Buenos Aires en el 2009 para reunirse con la mandataria Cristina Kirchner.
El 19 de junio de 2014 el actual candidato a presidente de los argentinos manifestaba en su página de Facebook: "Ayer estuve con el Primer Ministro de Israel, Benjamín Netanyahu, y ratifiqué mi compromiso total con la lucha contra el terrorismo. En ese sentido, remarqué que nosotros votamos en contra del Memorándum de entendimiento que firmó la Argentina con Irán, además de comprometerme como candidato a presidente, a que en el caso de alcanzar la mayoría en el Congreso de la Nación, derogaríamos la ley que estableció ese Memorándum".
Mauricio Macri, en ese encuentro realizado en Jerusalém le dijo al Primer Ministro del Estado de Israel, Biniamin Netanyahu que para la Argentina "siempre ha sido una referencia muy importante el ejemplo de Israel, que es un pueblo de lucha y de trabajo. Han crecido de la mano de la tecnología y han demostrado enorme capacidad de innovación para crear y generar puestos de trabajo y el firme compromiso y el de su partido político con todos los esfuerzos para avanzar en la lucha mundial contra el terrorismo".
En noviembre de 2015, el presidente Mauricio Macri solicitaba la anulación del acuerdo entre la Argentina y la República Islámica de Irán y para esto propondrá al Congreso derogar el memorándum de entendimiento con Irán: “Vamos a proponerle al Congreso que lo deroguemos como lo dijimos en campaña. No es nada que no hayamos anunciado previamente, la Argentina debe mostrarse coherentes frente al mundo que es lo que queremos, que el mundo sepa que somos previsibles en cualquier circunstancia”. Simplemente anunciaba entonces la reinserción internacional de la Argentina que precipitaría la ruptura del eje Argentina –Venezuela – Irán.
Desde el 10 de diciembre de 2015 el gobierno de Mauricio Macri producía cambios en la política interior argentina en lo referente al tema Nisman y AMIA que consistieron en no apelar la inconstitucionalidad del Memorándum de entendimiento de Argentina con Irán y la designación de Mario Cimadevilla al frente de la Unidad Fiscal AMIA, para investigar el atentado y la muerte del fiscal Alberto Nisman.
En la primera visita de un primer ministro de Israel a la Argentina de hace pocas semanas, el primer ministro israelí Benjamín Netanyahu manifestaba “el compromiso e integridad del presidente Macri en su postura en pos de determinar lo que ya sabemos, que Irán y Hezbollah respaldaron y de hecho iniciaron los atentados”.
Mauricio Macri le decía Netanyahu “Es una agenda rica; confiamos en que juntos vamos a hacer muchas cosas y esperamos que en los próximos viajes que hará la vicepresidenta a Israel y después yo, esto seguirá avanzando y se seguirá potenciando”.
Es necesario destacar la importante transferencia que le hacia el Gobierno argentino a Israel de documentación relativa al Holocausto, 139.544 documentos y fotografías del período 1939 y 1948, producto del excelente trabajo que hizo la Cancillería argentina con especialistas del Museo del Holocausto de los Estados Unidos.
La Argentina poseía en el año 1980 un ingreso per cápita de U$D 2.738,28 e Israel de USD 5.643,30. En el 2016 la Argentina estaba en U$D 12.449,22 e Israel USD 37.292,61.
En 1984 la inflación en Argentina llegaba casi al 700% mientras que la de Israel era del 373,8 % anual pero en el 2016 la inflación de Argentina era del 40,9%, según el Indec e Israel ya contaba con una deflación del - 0.5 % anual.
En la Argentina la tasa de desocupación subía a 9,2% en el primer trimestre del 2017 e Israel ya estaba en su mínimo histórico de 4,9%.
Hemos retornado ya a la natural relación bilateral que tradicionalmente tuvieron la República Argentina y el Estado de Israel pero ¿Qué tiene para ofrecer hoy Israel a la Argentina?
Siendo Israel uno de los países más pequeños del mundo con una superficie de unos 27.800 km2, con una presencia climática nada privilegiada, rodeado de acérrimos y feroces enemigos, con una escasez extraordinaria de recursos naturales y contando con casi siete décadas de vida independiente, se ha convertido en un verdadero buen ejemplo para el mundo, con capacidad de influir a otros países que necesitan imperiosamente encontrar un camino de superación.
Ante la evidente y destacada presencia de este pequeño gran faro que ilumina al mundo desde el medio oriente tenemos la posibilidad de demostrar cuales son los verdaderos motivos que refuerzan estos excelentes indicadores de su realidad:
¿Cómo hizo Israel para transformarse en una próspera y pujante nación orientada a la innovación, al desarrollo y a la creatividad en forma tan veloz?
El fenómeno emprendedor israelí es eminentemente cultural, basado en una mentalidad desestructurada que no funciona en base a los cánones tradicionales, invirtiendo permanentemente en educación, emprendimiento e innovación.
Esto se debió al hecho de haber elegido el camino de la innovación creativa, al enriquecimiento del material humano y a la libre interconexión productiva con la economía global, atrayendo a las inversiones productivas por medio del incentivo de la estabilidad económica y de la flexibilización de las barreras regulatorias.
Se apostó a la creación de verdaderos estímulos para la formación de nuevas empresas, al desarrollo de novedosos centros de investigación, a la creativa capacidad innovadora de las universidades y de sus fuerzas armadas pero fundamentalmente a un ambicioso plan de apertura gradual de la economía hacia el mundo desarrollado.
Israel no es un país perfecto pero han logrado construir un auténtico milagro moderno en tan solo casi 70 años de vida independiente.
Hoy, Israel es una economía desarrollada, superavitaria y proyectada hacia escenarios futuros muy prometedores.
Hoy, Israel es un milagro moderno que ofrece esperanza y valiosas lecciones para la humanidad.
Hoy, Israel nos muestra el camino hacia el futuro.

Por Guido Maisuls
Servicio judío de opinión e investigación periodística
www.identidades.com.ar
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario