Una anécdota de la diplomacia


Víspera de la guerra de las Malvinas y como parte de la campaña británica para explicar su causa el embajador pidió una entrevista con Menajem Begin, primer ministro de Israel. Motivo más porque los ingleses querían que no se les envíe a la Argentina las armas que este país compró a Israel y estaban a punto de ser embarcados.

Begin fiel a su estilo escuchó sin decir palabra alguna la exposición del inglés. Una vez terminada, lo tomó del brazo y lo llevó a la ventana de su despacho.

- ¿Ve aquellas pequeñas colinas en el horizonte amigo?

-Si, claro su excelencia. Son las colinas de Judea y Samaria. Antiguas tierras de Reino de Juda.

- Ud. me pide entender los derechos británicos sobre unas islas que se encuentran a 10 mil kilómetros de Londres. ¡Pero su gobierno no entiende las nuestras sobre estas colinas a menos de un km de distancia!

Epílogo: El embajador se retiró con el rabo entre las piernas, e Israel envió las armas a la Argentina

Por Horacio Meresman
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario