5ª edición de la “La Noche de los aficionados” de OSFA


En su 5ª edición “La Noche de los aficionados” creada y dirigida por la Directora de Cultura de OSFA, Dra. Estela Dorfman constituyó un hito más en las incursiones de esta institución en el campo de la expresión artística. Año a año se descubren valores dignos del mejor escenario de Buenos Aires.

El programa rico en sus diferentes expresiones fue de una altísima calidad.

El conjunto MUSICO, piano a cuatro manos dialogando con el violonchelo presentó “5 Secrets” ritmo sincopado lleno de encanto.

Manuel Zimerman, pianista debutante despertó añoranzas y admiración con su ritmo tanguero Alex Bertisch, ya veterano en estas lides emocionó al público entonando en hebreo el Homenaje a la Memoria de Itzhak Rabin, cantando “Livkot Leja” de Aviv Gofem.

La revelación de la noche fue el joven mago Ari bien parecido, carismático, con enormes dotes de comunicación conquisto a la concurrencia cosechando un fuerte aplauso.

Miguel Bonavida volvió con su canto romántico y pegadizo.

Mario Benedetti atravesó la piel de todos gracias a la voz y el talento de Rossana Rosenblum.

Laura Cummiens, nuevo valor revivió a George Gershwin, con Summertime.

“Al mismo tiempo” cobró cuerpo interpretada por la cantautora Agustina Sosa.

Nostalgia de Cobian y Cadícamo, fue recreado por Elisa Plotnik, dueña de una voz privilegiada cuyo bajo perfil hace que se la escuche esporádicamente.

Igualmente incursionó en ese género Jorge Bloise, cantando Garúa con excelente entonación.

Algunos otros participantes hicieron suyo el stand-up desde distintos ángulos.

La noche culminó con la gran actuación de Nicole Kovalivker con los clásicos del cancionero melódico francés en su idioma original.

Un ejemplo fue “Historia de un Amor” entonada con su dulzura correspondiente.

Cerró la noche Sonia Kovalivker, la imponderable y talentosa compositora e intérprete quien presento su última obra “Carlos”.

Excelente demostración de música pop la mezcla de la voz especialmente afiatada con acordes pianísticos entrelazados produjeron una demostración de originalidad artística poco común.

La sala estuvo ornamentada con los cuadros firmados por la artista autodidactica Farida Chami.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario