ARGENTINA: EL ANTISEMITISMO JUDIO

El mono era muy feliz saltando de un árbol a otro; de rama en rama. Pero una vez, falló en el salto y cayó sobre un árbol de espìnas.
Su cuerpo se lleno de dolorosas espinas que empezo a sacarse una por una. Pero las espinas que más le dolieron fueron las que se clavaron bajo sus uñas.
Hoy en día vemos algo similar en la Argentina con el antisemitismo. Pero el problema no son las espinas llamadas Moreau o Varguez. El problema son las dolorosas espinas propias: Los Pedro Brieguer con su antiisraelísmo incondicional; los Jorge Elbaum con su hipócrita Llamamiento Argentino de Origen Judío que venden su identidad por un plato de lentejas K; los Timermann que pactan con asesinos para hacer " justicia " en la causa AMIA.
Esas y otras espinas envenenadas son las que mal duelen. Pero las sacaremos.


Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario