ASESINO DE LA AMIA COMO PANCHO POR SU CASA

Por Natalio Steiner La justicia argentina parece correr siempre detrás de los hechos en lo que tiene que ver con los iranies imputados en el atentado contra la AMIA. Otra vez llego tarde un pedido de detención del ex canciller iraní, Akbar Velayati, cursado a el Líbano, país que el imputado visitó para expandir la influencia regional iraní. En 2016 sucedió lo mismo con este nefasto personaje en sus visitas a Malasia y Singapur cuando pedidos del juez Canicoba Corral fueron ignorados por esos dos países durante la visita del iraní. Toda esta actitud impune de Irán no debe llamar la atención; Es parte del desafio a la justicia nacional e internacional. Si bien Velayati no tiene una alerta roja que dispondría su inmediata detención al salir de Irán, si se encuentra entre los 8 imputados por el atentado contra la AMIA. Velayati fue detectado rápidamente por la embajada argentina en El Líbano pero el pedido judicial al gobierno libanés no prospero no solo porque; Velayati ya no estaba en el país sino porque Líbano es un rehen político de los iraníes, que se ven como los grandes triunfadores al sostener en Siria al regimen de Bashir Al Assad Este hecho recuerda lo sucedido en Bolivia en 2005 cuando dicho país se desentendio de la presencia de Ahmed Vahidi, este si con alertas rojas, de visita en Bolivia. El presidente boliviano le dio la pronta partida ante el reclamo del gobierno argentino por su no detención pero primaron los intereses del eje bolivariano del cual Irán es un fiel sostenedor. Curiosamente este hecho se conoce el mismo día que la justicia argentina dictó una condena de 4 años en suspenso al representante no oficial de Irán en la Argentina, Luis Delia, que en sus visitas a Irán hace 10 años atrás se reunió con Rabbani y Velayati entre otros de los imputados en el atentado contra la AMIA.


Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario