El vehículo como arma de terror


Por  David Mandel , Mi Enfoque, Israel

Esta semana un terrorista islámico atropelló deliberadamente en Nueva York a peatones y ciclistas, matando a ocho personas e hiriendo a varias otras.

Los medios internacionales de comunicación mencionaron que el atentado era similar al que otros terroristas han realizado en diversas ciudades, tales como Niza, Francia en julio del 2016, Berlín en diciembre del 2016, Londres en junio del 2017 y Barcelona en agosto del 2017.

Siguiendo la regla de “mencionar a Israel solo cuando se puede hacerlo negativamente”, ningún periódico incluyó en la lista de ciudades afectadas a Jerusalén y a Tel Aviv. Si Guinness incluyese actos de terror en su lista de records, Jerusalén estaría en el primer puesto ya que ha sufrido más atropellos deliberados que ninguna otra ciudad en el mundo. Desde el 2008 hasta el 2017, Jerusalén ha sido víctima de seis ataques vehiculares, todos los cuales causaron muertos y heridos. Tel Aviv ha tenido dos atentados con vehículos, ambos en el año 2011.

Desde el punto de vista del terrorista, el atropello deliberado tiene una gran ventaja sobre otros métodos de terror. No es necesario preparar explosivos, y no se necesita entrenamiento ni experiencia previa.

Los árabes palestinos tienen justificado motivo para vanagloriarse de ser los inventores de este método terrorista, hoy utilizado en muchas ciudades del mundo por terroristas islámicos. El primer caso mundial de atropello deliberado tuvo lugar el 14 de febrero del 2001 en Azor, una población cercana a Tel Aviv. Un palestino de Gaza atropelló a un grupo de personas que estaban en un paradero de ómnibus. Mató a siete soldados y a un civil e hirió a otros 26 transeúntes. Hamas, orgulloso de ese “acto heroico”, proclamó su responsabilidad por el atentado.
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario