ISRAEL Y ARGENTINA EMPARENTADOS POR SUBMARINOS DESAPARECIDOS

La desaparición del submarino argentino con 45 tripulantes sensibilizó a gran parte de la sociedad israelí.
En la Argentina hay aún esperanzas de encontrar el submarino ARA San Juan y salvar a sus tripulantes. En Israel, ya hace casi 50 años, estas esperanzas se esfumaron.
Decenas de familiares recordarán en próximo febrero a los 69 marineros israelíes en medio del invernal frio de Jerusalem en el monumento que evoca sus memorias en el cementerio de Monte Herzl. 50 años ya se han cumplido desde que sus seres queridos desaparecieron en las profundidades del Mediterráneo sin poder retornar a casa. Siguen sin consuelo porque no hay tumbas donde llorar ni tampoco saben la causa que provocó el hundimiento del submarino.
Hoy Israel tiene tres modernisimos submarinos de origen alemán. Hace 50 años operaban submarinos con 10 o más años de antiguedad. Israel sabe que sus submarinos son un brazo estratégico de largo alcance para la defensa de Israel.
El submarino Dakar era ya hace más de 60 años uno de los tres de su tipo que debían entrar al servicio de la marina israelí. El Dakar no era nuevo. Era británico y entró en uso en 1943. Participó en varias operaciones de la marina británica hasta que el final de la guerra se lo prescindió de la marina inglesa. Así es como tres años antes de la guerra de los Seis Días la marina israelí compró tres submarinos británicos entre ello el rebautizado Dakar. El Dakar y su par el Tanin quedarón en puerto británico ya que se los reacondicionó de acuerdo a las necesidades de Israel. Luego de finalizadas las reparaciones el Dakar comenzó a ser testeado por la tripulación israelí en aguas de Escocia.
El 9-01-1968 el Dakar, en ceremonia festiva, abandonó el puerto inglés rumbo a Haifa. El 15-01 anclaba en la base mediterránea de Gibraltar a los efectos de abastecerse de combustible. Esa fue la última vez que se vio a sus 69 tripulantes con vida. Finalizado el abastecimiento navegó el sumergible rumbo a Israel en una navegación silenciosa. La comunicación con la nave se establecía por medio de radiotelégrafo. Cada seis horas se comunicaba con Haifa y una vez cada 24 horas informaba sobre sus coordenadas exactas. El último contacto con el submarino fue el 25-01-1968 por la noche. El tiempo pasaba y se había perdido la comunicación con él. Se lo atribuye al clima tormentoso del Mediterráneo en esa fecha.
El Dakar debía llegar a Haifa el 29-01. Nunca llegó. Inmediatamente se puso en marcha un operativo de búsqueda del que participaron hasta naves mercantes israelíes que navegaban por el Mediterráneo. Luego se sumaron aviones británicos e incluso barcos griegos y libaneses. Los días pasaban y aumentaba la desesperanza.
Israel buscó oficialmente al submarino hasta el 4-02-1968 aunque algunas naves quedaron rastreando las costas de Grecia, Líbano y Siria.
El 6-03-1968 el mítico ministro de Defensa de Israel, Moshe Dayan, confirmó la desaparición oficial del submarino. Comenzaron así a surgir todo tipo de conjeturas: que el submarino fue capturado por los sirios o egipcios, hundido por los rusos, chocado por un barco.
Un 13-02-1969, a poco más de un año de su desaparición, en las costas egipcias apareció el primer indicio de la nave siniestrada. Un pescador egipcio descubrió una boya de emergencia de la nave. La boya estaba preparada para liberarse del casco en caso de emergencia y empezar a enviar señales de radio.La boya fue analizada en laboratorios israelíes en búsqueda de componente orgánicos que den una pista sobre la ubicación de la nave pero no logro aportar nada. A pesar de la frustrada expectativa generada en Israel hubo otros 25 intentos fallidos para ubicar la nave incluso en aguas territoriales egipcias ya que se pensaba que el submarino perdió su rumbo.
Con el paso de los años la búsqueda se hizo más profesional. Comenzaron a usarse sofisticados aparatos de rastreo submarino que Israel hasta entonces no contaba.
El 28-05-1999 Israel ubicó al Dakar hundido a 3.000 metros de profundidad. No se pudo reflotarlo pero al estar la nave colapsada se pudo izar el puente de mando
que se encuentra hoy en el museo naval de Haifa. Sin embargo sigue en duda la causa del hundimiento de la nave. Se supone que un grave desperfecto en los motores llevó a la irrupción de agua por un caso perforado por la alta presión.
El Dakar sigue siendo una herida abierta en Israel y constituye su tragedia naval más seria. Ojala que la Argentina no deba pasar por la misma historia.

                                                                                                  Natalio Steiner



Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario