Flash, el judío más rápido del mundo

Flash se añade a la lista de personajes judíos de cómics con superpoderes como Magneto, Batwoman o Sabra.


Un nuevo superhéroe judío es parte del universo de los cómics: Barry Allen, mejor conocido como Flash.

En una escena de la nueva película La Liga de la Justicia, los personajes de Barry Allen y Bruce Wayne, bajo su disfraz de Batman sostienen un encuentro. El primero pide información sobre un sujeto en una fotografía que resulta que es el propio Allen. De manera irónica este le responde al Caballero de la Noche que el sujeto de la imagen es un “hippie, de cabello largo y un muy atractivo chico judío“.

La información se sabía desde el verano de 2016 cuando se mostró ante la prensa justo ese fragmento de la película, donde la actriz israelí Gal Gadot encarna a la Mujer Maravilla, que aún continuaba en producción pero no se confirmó hasta que se estrenó a mediados de este mes.

De acuerdo al propio personal detrás de la producción de La Liga de la Justicia, esta pequeña pero muy simbólica línea pronunciada por el actor judío Ezra Miller fue improvisación de su parte que el productor Zack Snyder decidió dejarla tras considerarla “interesante”.

Aunque en el cómic original Barry Allen no es judío, esto haría de Flash ahora otro súper héroe judío en la pantalla grande, aunque no el primero en el vasto universo impreso de DC y Marvel.


Uno de los más conocidos es Magneto, el antagonista de la serie Marvel, un judío alemán nacido con el nombre de Max Eisenhardt que sobrevivió al gueto de Varsovia y a Auschwitz, experiencias que despertaron su superpoder del dominio del campo magnético.

Tras adoptar la falsa identidad de Erik Lehnsherr después de sobrevivir al Holocausto lograr escapar hacia Ucrania, se reubicó en Israel donde conoció al profesor Charles Xavier, su futuro archirrival.

Batwoman, personaje nacido en los años 50, fue traída con una renovación de perfil en años recientes: es una mujer judía que se inspira en Batman para poder contrarrestar el crimen en Ciudad Gótica, y que incluso celebra la Janucá en un número.

Otro personaje es Sabra es una mujer israelí con nacida en Jerusalén con amplias habilidades y capacidades de combate que aparece en la serie de El Increíble Hulk.

Y no solamente en los personajes de ficción queda la conexión judía en el mundo de los cómics, sino en la vida real muchos de los creadores detrás de los personajes e historias son de origen judío.

En primer lugar, gran parte de la industria de los súper héroes en EE.UU. nació de manos de judíos: Joe Shuster y Jerry Siegel, los creadores de Superman; Joe Simon y Jack Kirby, los creadores de Capitán América; Stan Lee, el creador de súper héroes como Spiderman o los Cuatro Fantásticos y también Bob Kane, el creador de Batman.

Y no solo eso: algunos de estos personajes fueron ideados en la época de los años 30, cuando la sombra del nazismo y de la guerra representaban el mal encarnado que los súper hombres debían de combatir en la ficción. El enmascarado de Ciudad Gótica vio la luz en 1939, el terrible año del comienzo de la Segunda Guerra Mundial.
Tanto Superman como Batman son sobrevivientes de hechos trágicos en sus vidas ficticias, que indudablemente le parecen estar inspirados en la tragedia que le ocurrió a la población judía de la época.
Fuente: The Jewish Chronicle / Reproducción autorizada con la mención siguiente: ©EnlaceJudíoMéxico
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario