Los Macabeos y la fiesta de la helenización


Con la llegada de Alejandro Magno al Asia en él año 334 a/c. se produce la helenización de todos los territorios conquistados inclusive Israel, donde la cultura griega encuentra muchos adeptos y se refleja en sus vestimentas, deportes e incluso algunos sectores empiezan a rendir cultos religiosos a Zeuz.

Se introducen al mismo tiempo nombres griegos en la población hebrea, un sacerdote llamado Josué pasa a llamarse Jasón, un hermano de este llamado Onías huyó a Egipto por oponerse al nuevo sistema, y en la población aparecen los nombres griegos como Alejandro, Aristobulo, Arquelao, Antigona, Anibal, Andrés, Aquiles, Berenice, Hector, Nicodemo, Saulo, Sofía, Timoteo y otros.

Los judíos no eran ajenos a las nuevas costumbres y edificaron en Jerusalén un gimnasio para practicar esos deportes nuevos en ese ambiente.

Dividido él imperio a la muerte de Alejandro, queda Antioco en Grecia, Seleuco en Siria y Ptolomeo en Egipto ocupando también todo Israel.

El levantamiento de los macabeos es en el año 167 a/c. el idioma que se usa en todo el nuevo imperio es el griego, ya que toda la soldadesca estaba instruida por Alejandro para que se casaran con mujeres de los lugares conquistados., El propio Alejandro se casó con una princesa persa llamada Roxana lo que le trajo conflictos con algunos de sus adeptos que mandó degollar.

En la traducción de la Biblia al griego en la que intervinieron setenta sabios judíos que separados entre sí realizaron esta tarea, en la que no difería ni un punto, ni una coma, y que es llamada la “Septuaginta” aconteció en los tiempos de Ptolomeo y se hace financiada por los judíos de Egipto, por la razón de que les resultaba mas fácil leerla y estudiarla en ese idioma que ya era usado en todo ese imperio.

Desde él 334 hasta él 302 a/c se considera el periodo Griego y desde él 302 hasta él 198 están bajo los Ptolomeo. La rivalidad entre los Tolomeos y los Seleucitas hace que después de la muerte de Filadelfo y de Evergetes los judíos gozan de periodos de paz con desarrollo tanto de su sabiduría como la griega, pero luego de la batalla de Raéis y la de Panión se apoderan de Israel los Seleucitas.

Muchos autores nombran Palestina, debo aclarar que. Palestina no existía por aquellos años y se produjo recién con la rebelión de Bar-Kojba en él año 135 de la era actual cuando destruyen Jerusalén, en tiempos de Adriano y le dan el nombre de Alia -Capitolina a Jerusalén y llaman a Israel Palestina

(Existían si los Filisteos, pero en los tiempos de David en Gasa y se fusionaron con él pueblo judío.) .

Entre los mismos sacerdotes judíos que estaban luchando por el poder, buscaban el apoyo de Antioco IV de la línea seleucita que conducía todo desde Siria en su ciudad Antioquía.(hoy Turquía)

.Este último llega a la conclusión de que fue un error político conceder libertad religiosa a los judíos, puesto que transcurrido tanto tiempo solo se habían asimilado una parte de la población, motivo por el cual resuelve instalar en el templo de Jerusalén la estatua de Zeus y encontró judíos adeptos que le ofrecían sacrificios de cerdo (animales impuros de acuerdo a la religión judía) prohibió además el descanso sabático, la circuncisión y otros ritos judaicos bajo la pena de muerte que ejecuta en las calles.

Es conveniente aclarar para el novel lector, que Ptolomeo es igual a Tolomeo y que eran dieciséis, uno inclusive de la era actual y era astrónomo y matemático (100-170 al igual que los Antioco que eran seis, y lógicamente vivieron en distintas épocas).

La rebelión de los Macabeos. en un pequeño pueblo cerca de Jerusalén llamado Modin el sacerdote Matatías convoco al pueblo al grito de que “Los que sientan celos por la ley que me sigan “todo esto sucede en él año 167 a/c y a través de una guerra de guerrillas, consigue que cada vez se le sume más gente, a los que casi siempre arma con los pertrechos quitados al enemigo, logrando inclusive derrotar grupos mucho mayores en numero, sorprendiéndolos y demostrando que Dios esta con ellos liberando así a Israel del yugo Seleucita.

Él templo es purificado y consagrado de nuevo al ritual judío y encuentran en el mismo un solo frasco del oleó sagrado que comúnmente su luz duraba un solo día, lo encienden, y dura ocho días, considerado este motivo un milagro por él cual esta fiesta dura ese término cuya conmemoración este año (2.017.) la víspera comienza el martes 12 de diciembre, donde se prende la primer vela de Jánuca, aumentando las siguientes cada día. También demostrando su liberación acuñan monedas con su efigie. Comienza la era de los hasmoneos con Simon, dinastía que después sucede Juan Hircano I. luego Aristobulo I. Alejandro Janeo, Alejandra su mujer, luego Aristobulo II. Como puede apreciarse los nombres totalmente ya helenizados y son ellos los que en él año 58 a/c, llaman a los romanos para pelear contra los Sirios, pero esos aliados con Pompeyo, someten toda la región.

Jánuca. Desde esa renovación y purificación del templo se festeja hasta el día de hoy el triunfo de los pocos sobre los muchos, de los humildes sobre los poderosos, de la fe, sobre la injusticia, de la libertad sobre la opresión. Jánuca es llamada también la fiesta de las luminarias, existiendo mucha literatura sobre este tema, entre otros Cansinos Assens escribió “Las luminarias de Jánuca” y Hovard Fast, “Mis gloriosos hermanos”

Bajo el poder Romano año 64 a/c.se prosigue con la helenización, y los gobernantes judíos llevan los nombres de Hircano II. Antigono, y surgen los Herodes que eran idumeos y fueron seis.

Roma, aunque vencedora de los griegos en los campos de batalla, fue vencida por esa cultura y de ahí que pasó a llamarse “Cultura Grecorromana” Y Pompeyo domina toda la zona con sus ejércitos, pero no puede contra las costumbres griegas ya arraigadas en los pueblos conquistados.

Jánuca se sigue festejando año tras año prendiendo durante los ocho días las velas, la cultura griega esta en pie, con su mitología, sus filósofos, matemáticos, astrólogos, el conjunto de sus conocimientos, los que quedaron en la historia sin pena ni gloria fueron esos conquistadores, que derramando sangre inocente, quisieron imponer algo que de por sí estaba impuesto. Cabe por lo tanto preguntar; ¿Sirvió su lucha para algo? Porque los imperios, y las dinastías, no son eternas, cuando llegan a las cuspides surgen otros conquistadores que los vencen, o bien en las corrupciones que caen, se disuelven de por sí solas. Quedando para los lectores o los pequeños estudiosos de esos temas, las incógnitas y las preguntas, ¿que designios respondían para hacer todo lo que hicieron? ya que queda muy claro que, para nada sirvió.

POR JACOBO GARBER
Share on Google Plus

0 comentarios:

Publicar un comentario